10 may. 2011

El deseo era un punto inmovil

James Avati


Los cuerpos se quedaban del lado solitario del amor
como si uno a otro se negasen sin negar el deseo
y en esa negación un nudo más fuerte que ellos mismos
indefinidamente los uniera.

¿Qué sabían los ojos y las manos,
qué sabía la piel, qué retenía un cuerpo
de la respiración del otro, quién hacía nacer
aquella lenta luz inmóvil
como única forma del deseo?

José A.Valente

Buddha Bar

14 comentarios:

La Zarzamora dijo...

El deseo es algo incontrolable, pero mejor tranquilo, que no se nos desboque.
Un sensible y tierno triángulo.
Besos, querido Felipe.
Que tengas un buen día.

Mariela Marianetti dijo...

Muy bello en todo su significado felipe. Un gusto leerte amigo.

Cordiales saludos.

Winnie0 dijo...

Exquisito! Gracias y un beso

RGAlmazán dijo...

El amor y el deseo se pueden dar sin contacto físico, pero no deja de ser una frustración.

Salud y República

Karras dijo...

El amor casi siempre va unido al deseo. Porque no deja de ser deseo la pasión por un amor. Y casi siempre inconscientemente cuando sentimos amor lo hacemos con algun tipo de deseo y viceversa. Un abrazo Felipe

de lo que digo dijo...

Todo lo que sea con amor es más.

Genín dijo...

A veces sin amor, según que cosas, también es muy rico...jajaja
Con amor mejor, claro...
Salud

Ciberculturalia dijo...

Me alegra que sigas por aquí, aunque sea sólo de vez en cuando.
Estupendo trío el de hoy
Besos

buda dijo...

Bonito poema el de José Angel Valente.

Un besico

Túconmigo dijo...

AY!!! Los sutiles hilos del deseo. Quién podría describirlos tan bellamente si no es A. Valente.

Adrián J. Messina dijo...

Ata, une y describe de forma exquisita las maniobras del deseo... No lo creo tan incontrolable.

un abrazo grande.

Rita dijo...

Muy bonito y expresivo, ¿que más se puede decir del amor y el deseo?

Juan Carlos López dijo...

Uno de los poemas de Valente que más me gustan. Uno de los más cernudianos, por cierto.

Te alabo, por tanto, gusto y elección.

Carla dijo...

El deseo no tiene forma
es el palpitar,
la emoción,
el fuego,
y la vida.

Besos.