22 abr. 2014

No es Berlín;es París

Pino Daeni

No quiero más que estar sobre tu cuerpo
como lagarto al sol los días de tristeza.

Se disuelve en el aire el llanto roto,
al pie de las estatuas
recupera la hiedra
y tu mano me busca
por la piel de tu vientre
donde duermo extendido.

El pensamiento melancólico
se tiende, cuerpo, a tus orillas,
bajo el temblor del párpado, el delgado
fluir de las arterias,
la duración nocturna del latido,
la luminosa latitud del vientre,
a tu costado, cuerpo, a tus orillas,
como animal que vuelve a sus orígenes.



Latitud/José Ángel Valente 

(Si pudiera envolverme en ella para calmar el deseo y la ansiedad que siento,la locura sería un sencillo homenaje de resistencia y pasión.La necesito y ella lo sabe.Valente es el gran pretexto.)


 

3 comentarios:

Genín dijo...

Que bien me relaciono con el texto del poema :)
Salud

Laura de Bife dijo...

Hermoso post!
Bellísimo!!
Afectuosos saludos Felipe.
Lau.

LA ZARZAMORA dijo...

¡Qué preciosidad!
Tú sí que sabes envolver esta inmundicia de mundo, con la magia de la belleza.
Un beso grande, grande.