24 jul. 2009

TRECE ROSAS




“Madre, madrecita, me voy a reunir con mi hermana y papá al otro mundo, pero ten presente que muero por persona honrada. Adiós, madre querida, adiós para siempre. Tu hija que ya jamás te podrá besar ni abrazar… Que no me lloréis. Que mi nombre no se borre de la historia”.

Con estas palabras se despide de su madre,mediante carta, una joven de 19 años cuando va a ser asesinada en las tapias del cementerio del Este(Madrid) por los fascistas victoriosos en el año 1939.

Julia Conesa,que así se llamaba esta joven,sabía que ésta sería la última carta que dirigiría a su madre desde la prisión de Ventas.Sabía que iba a ser "ajusticiada" y fusilada.

Le dolía tanta juventud y el saber que el fascismo había destruido el régimen de libertad republicana por el que había luchado.

A pesar de no estar sola sabía que su joven vida había llegado al final.Se apresuraba con perfiles de sangre y, lo más doloroso, se ponía fin a la libertad,justicia social y fraternidad que la Repúbica había instaurado.

Lo intentó pero fue vencida.Luchó pero fue derrotada, como tantas personas a las que quería, a las que se había unido en su combate, a los que había animado a seguir,continuar.

La vida se escapaba entre barrotes para que la muerte se adueñase de su cuerpo ante el pelotón de fusilamiento.

No estaba sola.Estaba acompañada de sus jovenes y luchadoras amigas Carmen,Martina,Blanca,Pilar,Adelina,Elena,Virtudes,Ana,Joaquina,Dionisia,Victoria y Luisa.

Trece rosas cercenadas,de balas violadas, bajo fusiles ávidos de codicia libertaria.

Trece rosas encendidas de dolor,quebranto y porfía.

Trece rosas
inscritas en la voracidad de sus asesinos,en el silencio ausente de un dibujo rasgado por manos sangrientas.

Muerte en la distancia de la vida bajo los rezos enojados de capellanes insolentes.


(A todas en nuestro recuerdo y en nuestros corazones de quejido y quebranto)










10 comentarios:

Carmen dijo...

Querido Felipe, me sumo a tu homenaje y a tu recuerdo. Cuando fui a ver la película, Las trece rosas, tuve que hacer esfuerzos por no salirme de la pena que tenía, del llanto que me produjo, se me estrujo el corazón de tal manera que no podía ni respirar.

Cuánta dolor, cuánta sinrazón, cuánta brutalidad...

Un abrazo muy fuerte

mariajesusparadela dijo...

Y cúanto tiempo hemos tardado en saber todas estas cosas.

≈♦ Estrellita ♦≈ dijo...

Felipe que lindo homenaje me encanto un besito y buen fin de semana te cuidas bay

buda dijo...

Hola Felipe,yo también me uno a tu homenaje en honor a todas las rosas,de este país.Un saludo

Juan Navarro dijo...

Memoria, memoria, memoria y memoria y, por si todavía se nos olvida, más memoria.
Un abrazo, Felipe.

Mª Mercè dijo...

No fui a verla. Sabía que no lo iba a resisitir.
Ante la injusticia, no soy dueña "de mis actos".

Un beso, Felipe. Bonito homenaje!

severino el sordo dijo...

Hechos como este son los que deben figurar en nuestra historia con grandes letras,hechos que nunca deben de caer en el olvido,me uno a tu recuerdo,un saludo Fekipe.

Maya dijo...

dan subvenciones a los titiriteros para desenterrar heridas y amenazarnos con la memoria histórica. ah, estos malditos rojos..

Dean dijo...

Tienen que existir este tipo de homenajes porque la insensibilidad sigue a sus anchas por donde quiera que uno mire. La pelicula es muy impactante. Estas cosas no pueden caer en el olvido.
Un saludo.

Juanjo dijo...

Estupendo y emotivo post Felipe. Yo también me sumo a él.

Como dice Carmen, yo también lo pasé muy mal viendo "Las trece rosas".

Un bonito tributo este que les has hecho hoy.