2 jul. 2009

ORDET

LA FE,LA MUERTE,
LA DUDA,DIOS,VIDA,
MUERTE,RELIGIOSIDAD,
MIEDO,OSCURIDAD,SILENCIO,
TEMBLOR,AGONÍA,DIOS,DIOS,DIOS,
FE,FE,FE,MUERTE,MUERTE,MUERTE
DUDA,DUDA,DUDA

Final de Ordet

2 comentarios:

Juan Navarro dijo...

Se acaba el curso escolar, lo que es una forma de muerte. Y no necesitarás una palabra mágica para iniciar un curso nuevo: un final, es decir, una muerte, y un nuevo curso, que no una resurrección, una nueva vida, otro principio. Dormir cada día es otra forma de morir, algo se acaba, el día, nuestro afán, y de nosotros depende que el día siguiente el despertar sea una resurrección, es decir, continuar con el día anterior, o un nacimiento, es decir, una nueva vida, un nuevo afán, un impulso renovado. No hace falta la fe para nada de eso, ni dios, ni religiones, sólo la voluntad y la disposición de cada uno, aunque entiendo que pueda haber quienes recurran a ellos.
La oscuridad y el silencio no tiene por qué suponer una condena, sino un punto de partida para conquistar luz, es decir, la sabiduría, y la palabra. La duda es una oportunidad, una necesidad, una obligación: no puede saber nada el que no duda.
Un abrazo, Felipe.

Carmen dijo...

Una película excepcional que me ha encantado que nos la recuerdes. Me ha entrado ganas de volverla a ver. Voy a ver si la encuentro por aquí, en la red. Recuerdo que me impacto. Magnífica.

Felipe te he dejado un recado en facebook. Besos