16 jul. 2009

ONOMÁSTICA




Hoy es la onomástica de mi amiga Carmen,bloguera madrileña que escaso es el día que no nos deleita con sus afortunadas,claras y elaboradas opiniones.

Es mucho el esfuerzo que debe dedicar para que diariamente aparezca en su blog un análisis riguroso y documentado de nuestra actualidad política o cultural.

Mucho esfuerzo y mucho tiempo para darnos su visión de los aconteceres desde una perspectiva de compromiso, de solidaridad y de batalla por hacer este mundo un poco mejor,un poco más habitable.

Desde el máximo respeto,querida Carmen,gracias por haber aceptado mi amistad,por tener un corazón que desborda dolor cuando otros sufren,por ser incansable en tu denuncia pública,por saber que aunque muchas causas puedan están perdidas las sigas defendiendo con verdadero pundonor.

Hoy quiero regalarte el preludio de la ópera Carmen de Bizet.

Que pases un feliz día.


4 comentarios:

Juan Navarro dijo...

Me inicié en esto de la blogería no hace mucho, unos meses, pocos, por razones que no se me alcanzan. Y la aventura me ha llevado a cruzarme con personas como Carmen, generosa en el esfuerzo y comprometida en sus opiniones, o como tú, Felipe, que transitas por donde solía Machado. Asi que me alegro de la aventura ésta de internet. Y me uno a ti en el homenaje a la buena de Carmen, azote de corruptos e incompetentes. Lo hago por egoísmo, claro, puro peloteo, para seguir disfrutando cada día de su ingenio y brillantez.

Juanjo dijo...

Me sumo a tu felicitación para Carmen, sin duda una de las mejores plumas (o teclados) de la blogosfera. También te felicito a tí Felipe (aunque no sea tu santo), porque también tu blog y tu "pluma" son de los mejores.

Un abrazo.

severino el sordo dijo...

Como todos lo mismo felicitaciones a la amiga Carmen todos los dias dejando una entrada ,y una visita en nuestras casas,pues eso felicidades.

Carmen dijo...

Ay Felipe, de verdad siempre consigues que me emocione. Eres, y los comentaristas también, muy generoso conmigo. Para mi es todo un placer y un privilegio haber conocido a personas como tu, como Juan, Juanjo, Severino, con los que se crea una auténtica complicidad, la complicidad de poder compartir pensamientos y debates.

Felipe, desde el primer día que vine a esta casa tuya me sentí bien, sentí que aquí aprendía, que aquí era escuchada, sentí que aquí recibía mucho cariño.

Un beso muy fuerte Felipe y mil gracias por tan preciosa felicitación. Mientras escribo oigo el preludio de Bizet.


Gracias mil y también a vosotros queridos comentaristas.