17 jul. 2009

DÍVAR


Tras el conchabeo político que los dos partidos con mayor representación parlamentaría llevaron a cabo para la reforma del Consejo General del Poder Judicial,estancada desde hacía tiempo por la negativa del PP,al final llegaron a un acuerdo y se pudo constituir dicho órgano.

La presidencia recayó en el ultracatólico Carlos Dívar,magistrado procediente de la Audiencia Nacional,y que fue incluido en la propuesta que el partido del Gobierno presentó para conformar el órgano de Gobierno de los jueces.

Según se comentó en diversos medios de comunicación,la propuesta fue iniciativa del propio Presidente del Gobierno que veía en este hombre una persona mesurada y equilibrada.

Nada más tomar posesión como presidente del C.G.P.J.,Dívar se fue a rezar a la Iglesia de la esquina para encomendarse a su Dios y,seguramente,agradecerle la confianza en él depositada.

Si entramos a valorar cómo y de qué forma se constituye periodicamente éste y otros órganos sólo una palabra lo definiría:vergüenza.

El chalaneo político entre los partidos mayoritarios es de auténtico escándalo cuando se trata de constituir órganos constitucionales que necesitan una amplia mayoría cualificada por parte de las Cortes Generales.Y es que,por desgracia.no hay otra salida.

Además,no se disimula ni un ápice que algunos miembros tengan definida una militancia partidaria bien contrastada,cual es caso,por poner sólo dos ejemplos, de Margarita Uría (PNV) o del viceprepresidente Fernando de Rosa (PP) y exconseller de Justicia y Administraciones Públicas en el Gobierno Camps.

(Actualmente la renovación del Tribunal Constitucional está encallada por el no acuerdo de las dos grandes formaciones políticas)

Sin embargo,la entrada de hoy va dirigida al Presidente del C.G.P.J. Carlos Dívar que según EL PAÍS se niega a informar favorablemente el Anteproyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Y es "lógico" que así sea sabiendo como piensa esta persona.

¿Alquién pensaba que Dívar iba abdicar de su "fe profunda" y de anteponerla a lo que es trámite no vinculante para el Gobierno y su Anteproyecto de Ley?

¿Alguién se imagina que Dívar cumpliría con su función orgánica sin anteponer, por encima de todo, sus creencias religiosas?

Lo que no es lógico es que un partido progresista lo propusiera para el cargo que ocupa, sabiendo que esta persona se fiaría más de su fe ideológica (privacidad) que de la misión constitucional que tiene encomendada.

Lo que no es lógico es que los órganos constitucionales tengan tal grado de politización que sólo sean correa de transmisión de los partidos proponentes,excepto Dívar (como deber ser).

Lo que no es lógico es que a este sistema político se le denomine ¡¡DEMOCRACIA!! mientras se sigan constituyendo los órganos emanados de la Constitución de dicha forma y manera.

¿La solución?¡Corresponde a mentes más pleclaras que la mía!

5 comentarios:

Juanjo dijo...

Estupenda la reflexión de hoy Felipe. Yo hace tiempo que no creo en la justicia española.

Un saludo.

Carmen dijo...

Pues querido Felipe tienes una mente suficientemente preclara para exponer de forma clara y concisa los hechos. La solución solo se dará cuando el PSOE deje de navegar por el centro derecha y se decida a hacer una política de izquierdas, política que incluiría su propuesta de nombramientos. Esta pinza de los dos partidos mayoritarios se carga el pricinpio básico de la democracia: la separación de poderes. Es un chalaneo asqueroso y me enfada sobremanera la actitud de los socialistas porque en ellos es más incomprensible estas componendas.
Sigamos denunciando o expresando nuestra opinión. Cada vez hay más gente preocupada por la salud de nuestra democracia.
Un beso y buen fin de semana, aunque vendré a verte

Juan Navarro dijo...

La justicia es ciega (que lo dudo), pero la judicatura tiene ideología (de esto sí estoy seguro). Mientras los españoles sigamos respaldando opciones políticas tan conservadores, las esperanzas de cambio son escasas.
Saludos.

severino el sordo dijo...

Mientras los partidos politicos sigan eligiendo a los integrantes de las instituciones que dirige n la justicia esta nunca podra ser imparcial.
Y siempre he pensado que esta democracia es el dizfraz que se ponen los poderosos para tener al pueblo callado,un saludo.

Dean dijo...

Y para completar, la pobre cieguecita tiene acumulados millones de casos sin resolver; lo más acertado sería cambiarle el nombre, porque lo que veo venir es una gran cantidad de injusticias.
Un saludo.