23 jun. 2014

a donde el aire no apestase a muerto

Picasso

Aquí tenéis,en canto y alma,al hombre
aquel que amó,vivió,murió por dentro
y un buen día bajó a la calle:entonces
comprendió:y rompió todos su versos.

Así es,así fue.Salió una noche
echando espuma por los ojos,ebrio
de amor,huyendo sin saber adónde:
a donde el aire no apestase a muerto.

Tiendas de paz,brizados pabellones,
eran sus brazos,como llama al viento;
olas de sangre contra el pecho, enormes
olas de odio,ved,por todo el cuerpo.

¡Aquí! ¡Llegad! ¡Ay!Ángeles atroces
en vuelo horizontal cruzan el cielo;
horribles peces de metal recorren
las espaldas del mar,de puerto a puerto.

Yo doy todos mis versos por un hombre
en paz.Aquí tenéis,en carne y hueso,
mi última voluntad.Bilbao,a once
de abril,cincuenta y uno.


A la inmensa mayoría/Blas de Otero

1 comentario:

Anónimo dijo...

We're a group of volunteers and opening a new scheme in our
community. Your website provided us with valuable
info to work on. You've done an impressive job and our entire community will be thankful to
you.

Feel free to visit my web page - tłumaczenia warszawa