6 feb. 2012

Asimetrías

Edward Munch

Bajo mis pies,baldosas amarillentas,
sucias,narcotizadas de lluvia
como vida en resistencia.

¡no quiebra la asimetría de los vencedores!

Alguien puede sacudir
el dolor que brota en cobardía.
Alguien puede maniatar
árboles erguidos,presumidos.

Bajo mis pies,silencios cómplices,
en perpetua inercia,
para brazos extendidos y suplicantes.

¡no quiebra la asimetría de los asesinos!

Cualquiera puede encaramarse
a la cima y gritar hasta romperse o doblarse
o amedrentar
las rejas de lo inhóspito.

Cualquiera puede aniquilar
las oxidadas mentiras del tiempo y su agonía
por más que se afanen en la persistencia.

Bajo mis pies,sombras rotas,
relojes de pan eternos
que cuantifican muertos,
como sarcasmo hiriente de la memoria.

Y será la tierra
quien convoque a la vida
como un fruto que amanece.


17 comentarios:

Winnie0 dijo...

¡Qué de cosas pueden surgir bajo nuestros pies a lo largo de nuestra vida Felipe! Un beso

Nieves LM dijo...

Buenísmo el poema Felipe, si es tuyo te felicito de corazón. Beso.

Emilio Manuel dijo...

Dió grima ver, mientras esta mujer defendía la búsqueda de sus familiares muertos durante la guerra civil, como el abogado de "manos sucias" intentaba que no hablara.
Estamos en un mundo al revés.

Saludos

SOLO DE INTERES dijo...

Sombras rotas, sarcasmo hiriente de la memoria... la vida pasa. Me gusta mucho, sabes que pasa: "del tiempo y su agonía" magistralmente escrito. Un fuerte abrazo Felipe

Roberto R Bravo dijo...

El execrable juicio a Garzón ha servido al menos para que por primera vez –que yo sepa– algunas de las víctimas del franquismo declaren formalmente ante un tribunal –y los jueces, y también los defensores de la dictadura, las oigan..., incluyendo los que tienen las manos y la conciencia sucia. Ahora a ver si esto sirve para algo, a través de los que tienen la conciencia limpia.

sagitaire17 dijo...

Perdón Felipe por tan poca inspiración a la hora de comentar...
Compartido.
Y va otro fuerte abrazo con mis deseos de que estés bien.

RGAlmazán dijo...

Emocionante poema que homenajea a las víctimas.
Salud y República

Dean dijo...

Si personas como tu no denunciaran todos los días las atrocidades de la derecha española, serían muchos más los engañados por estos malvados, que quieren hacerle creer al mundo que no son unos asesinos.
Un saludo.

Ciberculturalia dijo...

Si el poema es emotivo aún me ha emocionado más las declaraciones de María. La ví cuando fue al Tribunal Supremo. Es impresionante.
Un abrazo, Felipe

sabores compartidos dijo...

Bajo nuestros pies nacen cantidad de cosas asimetricas a lo largo y ancho de nuestro camino.
Muy interesante el poema Felipe.
u abrazo

Genín dijo...

Les estorban los muertos, les molestan sus vivos pidiendo justicia, la que no tenemos...
Salud

El dinosaurio dijo...

Ví a esta señora en los informativos.

No entiendo como hay quien tiene estómago para negarles lo que merecen desde hace tanto tiempo.

En fin.

Túconmigo dijo...

Esos versos, fruto de la penuria y el dolor, surgen sin duda de un hombre grande y bueno, con un un corazón más grande aún.
Llegará la amanecida, no lo dudes, llegará. Y lo celebraremos. Muchos corazones juntos.

Un enorme abrazo, querido Felipe

Dilaida dijo...

Un poema muy emocionante y la declaración de María Martín todavía más emocionante todo ello acompañado de "Atardecer en el paseo Karl Johann" de Munch que refleja muy bien el miedo y la soledad de algunos individuos aunque su vida se desenvuelva en una gran ciudad.
Bicos

Olvido dijo...

Cada día siento más vergüenza y asco porque todavía se tolere esto. Que en pleno s. XXI todavía haya gentuza calentando poltronas y alzando el cuello como vulgares gallos de corral, mientras los inocentes tienen que peregrinar de un lugar a otro sin hallar respuesta. Ni lo entiendo ni entiendo que se consienta.

Besos Felipe.

Rita dijo...

Elocuente y sentido el poema, mis felicitaciones.
Esta pobre señora no ha podido substraerse a la desgracia que arrastra desde niña, y todavía les parece que debemos dejar las cosas como están, malditos sean.
Un abrazo
No te preocupes amigo Felipe, la falta de tiempome ocurre a mi también con frecuencia, te entiendo.

El Pinto dijo...

Duele en el alma el desprecio, la patraña disfraza de mentiras, fe y cruces. La mentira que se tapa en confesionarios y alza a los altares mientras la otra vida permanece en las cunetas. La moral repulsiva de las pistolas