7 dic. 2011

No te salves

Fabián Pérez


No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
                   no te salves
no te llenes de calma

no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios

no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
            pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
                 entonces
no te quedes conmigo.

Mario Benedetti


13 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Una maravilla de poema, como siempre con una fuerza, intensidad y emoción propia de Benedetti, grande, grande.

Salud y República

Winnie0 dijo...

Maravilloso poema. Benedetti es mucho Beneditti. Un beso Felipe

Karras dijo...

Todo lo que tocaba este hombre era increiblemente bello. Su sencillez le hacia grande. Benedetti es el maestro por excelencia y cualquier escrito suyo tiene un rincón aparte. Un abrazo.

La Zarzamora dijo...

Vale, no me salvaré...
;-)
Un delicado conjunto, mi dulce manchego.

Marce dijo...

¡Qué bueno es Benedetti!, lo digo siempre, que sencillo resulta entender su contenido, leerlo...bellísimo. Un abrazo

Emilio Manuel dijo...

Grande Benedetti.
Un abrazo.

Genín dijo...

Yo al final pediría que se quedara conmigo...
Salud

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

De mis favoritos, un genio de la poesía Benedetti.

Abrazos alados!

Dilaida dijo...

Benedetti siempre uno de los más grandes.
Bicos

Eastriver dijo...

Este poema siempre será la película. Gracias al lado oscuro yo conocí a Benedetti, y luego andaba leyendo su tomo por todas partes, los poemas de la oficina, tan desconocidos, pero con los que tanto me identifico... salvarse en un fin de semana, zambullirse en un ola, aprovechar cada ola como si fuera la última del mundo, caminar hacia el agotamiento del tiempo, porque mañana por la mañana la oficina te espera de nuevo. Y sus poemas de amor que dicen tantos, la mirada atlántica y el natural pacífico... y el canal para comunicar a ambos. Grande, no se puede decir de otra manera.

orthos62 dijo...

jeje yo la pediria que se quedara luego ya veriamos a ver.
Buen poema el del sr Benedetti, como la mayoria.
un abrazo de sabores

Túconmigo dijo...

Qué maravilloso poema. Todos admiramos y queremos a Benedetti.
Recuerdo cuando animé a mi sobrina en la lectura de poesía y uno de los primeros poemas que le leí fue éste.

Un largo abrazo, querido Felipe.

Lembranza dijo...

Me encanta Benedetti, siempre tiene un poema para cada uno de tus estados de animo. Abrazos