8 nov. 2011

Exilio y muerte


Ayer falleció en México el poeta Tomás Segovia.La poesía se viste de luto ante este excelente autor que tuvo que abandonar su país en plena guerra civil.

¡Qué mejor manera de decirle adiós que con uno de sus poemas!


Frío y beato el crepúsculo
Calla visiblemente

Habría que aprender de los encinos
Ese modo sencillo y concentrado
De estar magistralmente
En la mitad del aire pálido

Y atender con entera reverencia
A esta mudez e intensidad el tiempo

Que se hace ver solemne
Detenido en lo alto antes del salto

Todo el conmovedor egoísmo del mundo
Indiferente a su belleza
E incapaz de pactar
Que sólo fatalmente llama

Que sólo atándonos con el destino
Se deja amar.


11 comentarios:

María dijo...

No conocí a este poeta.
¡Descanse en paz!

Winnie0 dijo...

No conocía a este poeta. Es una hermosa despedida Felipe....Un beso

Miguel Ángel dijo...

Yo tampoco lo conocía. LO lamento

Genín dijo...

Yo tampoco lo conocía, cuantos habrá de los que nunca hemos oído hablar y son tan buenos...
Besitos y salud

RGAlmazán dijo...

No le conocía. Me gusta el poema.

Salud y República

soylauraO dijo...

El dolor del exilio permite conservar la vida.

http://enfugayremolino.blogspot.com

Túconmigo dijo...

Pena que sufriera el exilio y lástima que se haya ido. Por fortuna nos deja su obra, como este maravilloso poema que nos ofreces.
Gracias y un fuerte abrazo, querido Felipe

Dilaida dijo...

Estupendo homenaje, un poema muy bueno.
Bicos

Emilio Manuel dijo...

¡¡Cuantos poetas casi desconocidos gracias a una guerra civil y a su no reconocimiento!!. Hermoso homenaje

Un saludo

Karras dijo...

Que pena lo bueno que era y lo gran desconocido (al menos para mi)pero no es tarde para leer poemas suyos. Gracias Felipe.

La Zarzamora dijo...

Confieso mi ignoracia.
No lo conocía pero gracias a ti siempre descubro infinidad de cosas buenas :)
Besos, mi dulce manchego.