1 ago. 2011

ENTRA LA NOCHE


Entra la noche como un trueno
por los rompientes de la vida,
recorre salas de hospitales,
habitaciones de prostíbulos,
templos, alcobas, celdas, chozas,
y en los rincones de la boca
entra también la noche.

Entra la noche como un bulto
de mar vacío y de caverna,
se va esparciendo por los bordes
del alcohol y del insomnio,
lame las manos del enfermo
y el corazón de los cautivos,
y en la blancura de las páginas
entra también la noche.

Entra la noche como un vértigo
por la ciudad desprevenida,
rasga las sábanas más tristes,
repta detrás de los cobardes,
ciega la cal y los cuchillos
y en el fragor de las palabras
entra también la noche.

Entra la noche como un grito
por el silencio de los muros,
propaga espantos y vigilias,
late en lo hondo de las piedras,
abre los últimos boquetes
entre los cuerpos que se aman,
y en el papel emborronado
entra también la noche.

José Manuel Caballero Bonald


14 comentarios:

Genín dijo...

Yo soy noctámbulo perdido, me encanta la noche, en realidad, vivo de noche...
El amanecer también me gusta mucho...
Vamos, que me gusta casi todo...jajaja
Salud

La Zarzamora dijo...

La noche y su embrujo. Caballero Bonald sabía lo que versaba, vivió la nocturnidad en todas sus facetas.

Un bello triángulo, como acostumbras.

Besos, querido Felipe.

xurxo dijo...

Silencio en la noche.
Ya todo está en calma.
El músculo duerme.
La ambición descansa.

La noche es y será una fuente inagotable de inspiración, una acertada trilogía nos has regalado.

Un abrazo.

Túconmigo dijo...

Yo diría que sí, Felipe, que ha entrado una noche oscura y triste. Esperemos que llegue pronto el día con una luz renovadora.
Un abrazo, querido amigo.

Mariela Marianetti dijo...

Me ha encantado este poema. Un gusto visitarte, Felipe.

Karras dijo...

Lo que yo temo Felipe es la noche que se avecina por el engaño del anterior amanecer. Un abrazo.

Winnie0 dijo...

Leer poesia me reconcilia con el mundo. Un beso Felipe

Dilaida dijo...

Después de esta noche tan larga, tendrá que venir el día, digo yo, por lo menos es mejor pensar así.
Bicos

Carla dijo...

Las noches son oscuras, porque se necesita de esa oscuridad para dormir, así como el silencio, pero ya volverán los días, la claridad, y los gritos.

Besos.

Marcos dijo...

En la oscuridad de esta cálida noche de agosto, te envío un saludo progresista de Madrid.

RGAlmazán dijo...

La noche contra el día. Un enfrentamiento esteril. Uno vive para el otro. La oscuridad aterra y permite más impunidad, de ahí las connotaciones negativas que tiene.
Sin duda, yo prefiero el día.
Y sí, estamos viviendo una noche larga y oscura que puede terminar en unos peses con la absoluta negrura.

Salud y República

Txema dijo...

Un abrazo Felipe y buena elección.

Saludos

tecla dijo...

Siempre me sorprendes, Felipe y siempre me seduces con toda tu cultura poética y otras más.

Ciberculturalia dijo...

Me quedo oyendo a Chopin mientras releo tu selección de hoy
Besos