3 ago. 2011

CONSIENTO

 
Andrew Wyeth


Debo morir.Y sin embargo,nada
muere,porque nada
tiene fe suficiente
para poder morir.
No muere el día,
pasa;
ni una rosa,
se apaga;
resbala el sol,no muere.
Sólo yo que he tocado
el sol,la rosa, el día.
y he creído,
soy capaz de morir.

José A.Valente

16 comentarios:

La Zarzamora dijo...

Inevitablemente seremos cenizas, polvo, pero como dijo el poeta, polvo enamorado, por poco que encontremos esa fe diaria, esa rosa, ese poema y esos versos en lo cotidiano, en el renacer de un sueño.
Bello y delicado triángulo.
Besos, mi querido Felipe.

Ciberculturalia dijo...

Tienes una sensibilidad muy especial para seleccionar la mejor música para el mejor poema. Bello por cierto.
Esta pieza de Schubert siempre me gustó. No se, me trasporta a un mundo mágico.
Me emociona
Besos

tecla dijo...

Yo también pasaré, feliz de haber tocado el sol, la rosa el día.
Hay cosas en las que no he creído y sigo sin creer, ¿Me moriré por eso?

Hoy me has llevado a las nubes.
Te bendigo por eso.

Dilaida dijo...

Felipe eres genial, como siempre das con el trío perfecto.
Me encanta.
Bicos

Carla dijo...

¿Sabes? La música me llega al alma... sabes seleccionar la música muy bien, gracias Felipe.

Morimos cuando vivimos pero volvemos a renacer en cada golpe que nos da la vida.

Morimos cuando dejamos de vivir pero volvemos a revivir en los recuerdos de las personas que nos recordarán.

Muere la rosa cuando se marchita pero vuelve a renacer con la esencia que nos queda.

Muere el sol cuando lloran las nubes pero siempre vuelve a renacer en un nuevo día.

Preciosa esta entrada, Felipe, y me quedo escuchando la música que me abraza y me transmite mucha paz.

Besos.

Ysupais dijo...

Precioso poema¡¡ hay que palpar,sentir,meterse dentro de las cosas para morirse en ellas.
Gracias y Un abrazo

Túconmigo dijo...

Me encanta J.A. Valente:
"Y tú ¿de qué lado de mi cuerpo estabas, alma, que no me socorrías?

Un fuerte abrazo, Felipe.

Antonio Rodriguez dijo...

Solo quien ha vivido siente la muerte como algo natural.
La musica perfecta.
Un abrazo.

Genín dijo...

Que bien, haber si yo tengo suerte y paso sin morir, no caerá esa breva...jajaja
Salud

RGAlmazán dijo...

Otro triángulo mágico.

Salud y República

Karras dijo...

Y sin embargo los descreídos también la palmamos.
Extraño el ser humano. Tan destructivo, tan frágil. Un abrazo Felipe

Winnie0 dijo...

Ay Felipe hoy déjame queddarme con ese cuadro tan maravilloso. ¡Veo el visillo perfectamente! Qué maravilla! Un gran beso para ti

María dijo...

La pintura es genial, ese Shubert ¿qué decir? Y sobre el texto...los que van a morir es que están vivos, si no ¿de qué?

Saludos

xurxo dijo...

Qué artista Andrew Wyeth!! Y el padre era un gran ilustrador también.

Un saludillo

Antonio dijo...

Cuando se ha tocado el sol, la rosa y el día, cuando se ha vivido intensamente, cuando los sentidos han sido protagonistas de la vida, se tiene licencia para morir dulcemente.
Saludos

Juan Carlos López dijo...

Siguiendo el hilo del comentarista que me precede, la fe de Valente nada tiene que ver con la que el maestre Rodrigo Manrique, si hemos de creer a su hijo, pronunció su "consiento".