3 abr. 2011

Entre cuatro paredes

Delacroix


                                     "Ellos los vencedores"
                                     Luis Cernuda

Entre cuatro paredes
comenzaba la noche del asedio

Ellos, los asesinos,
alentaban la larga collera de los perros.

El hambre por las sábanas
se agazapaba oscura como un cepo.

Ellos, los asesinos,
nos pusieron el pan sobre unos ojos bellos.

Fuimos muriendo todos
hasta que todo se volvió desierto.

Ellos, los asesinos,
vigilaban la caza del amor en silencio.

Javier Egea

(De Paseo de los Tristes)


Interlude/Morrissey y Siouxsie

22 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

Jooo...vaya poema tan amargo, pero tan de verdad...

Feliz domingo, querido Felipe.

Un abrazo.

Dean dijo...

Gris como el día de hoy, habrá que darle un poco de color al día, aunque el poema siga siendo bello tal cual.
Un saludo.

Winnie0 dijo...

Me has hecho pensar ...¡nunca he pasado verdadera HAMBRE! Qué lujo...bss dominicales

La Zarzamora dijo...

Los asesinos, ellos, no tuvieron nunca conciencia y nos dejaron la tierra yerma y "el amor en silencio..."
Por aquí también amaneció un día feo y gris.
Bella trilogía Felipe.
Besos.

Ciberculturalia dijo...

No me extraña que sea el Paseo de los Tristes.
¡Cuánto pesar!

El interludio,magnífico...

Besos, en un domingo gris madrileño

Rita dijo...

Muy triste amigo Felipe, muy triste
feliz domingo

Txema dijo...

Pues amarga la verdad,
quiero echarla de la boca;
y si al alma su hiel toca,
esconderla es necedad.

Buen domingo Felipe

buda dijo...

Que poema más triste Felipe.

Un besico

RGAlmazán dijo...

Qué amargura y tristeza. Hay muchos asesinos, y de todo tipo, en el mundo. Sobre todo los asesinos de ilusiones, los que aplastan las esperanzas, los que alejan utopías.

Salud y República

Túconmigo dijo...

Nadie podrá matar las ilusiones, ni las esperanzas. Nadie podrá dar caza al amor. Nadie. Ni los asesinos.
Y, entre todos, el más peligroso asesino: el silencio.

En este Paseo de los Tristes, te deseo un feliz domingo. Todos los días felices que quepan en tus manos.
Besos

OZNA-OZNA dijo...

muchisimas gracias Maestro por regalarnos tan sublimes letras, un besin muy muy grande de esta asturiana.

Antonio Rodriguez dijo...

Triste poema para una alegre y soleada tarde berlinesa.

Que tengas un buen domingo.

Daalla dijo...

Profundo poema y profundo el artículo de Felipe Alcaraz. No puedo estar más de acuerdo con él.
Saludos y buen domingo (lo que queda).

Dilaida dijo...

Muy triste y muy amargo.
Bicos

Adrián J. Messina dijo...

Querido Felipe, creo que el verdadero asesino que lastimará más que nada es el silencio.
Me encanto esa combinación de Morrisey en la música. Gran acierto.

Abrazos.

xurxo dijo...

Trullo, gayola, calabozo, el sentimiento es universal. Una entrada para recordar...

Un abrazo.

jose rasero dijo...

Lo bueno -por ver el lado positivo- es que frente al Paseo de los Tristes se alza, majestuosa, la Alhambra.

Saludos, Felipe!

Genín dijo...

Incluso aquí el día ha sido gris y triste, la noche, fría...
Salud

Anna Jorba Ricart dijo...

Un poema triste y duro,que a bien nos traes para recordar momentos, reales, que son instantes pasados ya vividos y que de esta manera magistral dejó plasmado el poeta,

Lembranza dijo...

Que duro es no tener esperanzas, por experiencia propia, sé, como te sientes cuando no ves ninguna salida, aunque esto no creo que tenga comparación. Un abrazo
P.D. Penita, no puedo ver el cuadro.

Juan Carlos López dijo...

Uf, Felipe: esta vez sí. Un poema entrañado que tiene más de una lectura, de uno de los poemarios más hermosos escritos a finales del siglo pasado (bajito: ya quisieran algunos de "la otra sentimentalidad" que se subieron al candelabro...)

Y, al fin, Quisquete se cansó de, o no pudo "andar erguido y solo".

ñOCO Le bOLO dijo...


· Deja el mal sabor de boca lógico cuando piensas en los asesinos impunes y en los que tapan esa impunidad... aunque ya sea historia.

· Salud·os

CR & LMA
________________________________
·