19 abr. 2011

DE VITA BEATA

E.Hopper



En un viejo país ineficiente,
algo así como España entre dos guerras
civiles, en un pueblo junto al mar,
poseer una casa y poca hacienda
y memoria ninguna. No leer,
no sufrir, no escribir, no pagar cuentas,
y vivir como un noble arruinado
entre las ruinas de mi inteligencia.

Jaime Gil de Biedma


Century

16 comentarios:

sabores compartidos dijo...

No recuerdo quien dijo que "Para ser feliz en esta vida tan sólo hay que tener buena salud y mala memoria". Yo creo que ya quisieran muchos que perdieramos ambas jaja.
Un abrazo Felipe

Ciberculturalia dijo...

Una vida vacía y sin sentido, pero marvillosamente contado por Gil de Biedma.
Un beso

Genín dijo...

Vivir como sea, pero vivir con memoria, desde luego, fíjate que hasta los fachas, las putas, los curas y demás, se pueden arrepentir y convertirse en seres útiles, por eso:
¡Viva la vida! jajajaja
Salud

Amelia Díaz dijo...

Vivir sin memoria...ufff...qué horror...

Un beso, Felipe querido.

Winnie0 dijo...

Coincido con algun comentarista....¡vivir sin memoria!...HORROR.
Besos de Semana Santa Felipe

La Zarzamora dijo...

Vivir sin leer, sin escribir, no se puede vivir más arruinado...
no queda ya memoria alguna.

Besos, querido Felipe.

ana dijo...

si vivieramos sin memoria no sufriríamos pero tampoco gozaríamos, la memoria hace que luchemos por las injusticias.

besitos.

Logan y Lory dijo...

Que ees la vida sin memoria?. La nada más absoluta.

Ya sabes amigo Felipe, que la obra de Hopper es como esa ventana abierta que nos golpea en los ojos con las escenas reales y cotidianas.

Bella entrada.

Un abrazo.

de lo que digo dijo...

A mi a veces me gustaria perderb la memoria(en un sentido figurado),para no recordar las ausencias,aunque creo que no,no es eso,es que si, por lo menos me queda el recuerdo,bueno,no sé.

Dilaida dijo...

Vivir sin memoria es mejor no vivir, la memoria es la esencia de la vida, con todo lo bueno y malo que eso significa.

RGAlmazán dijo...

El día que nos falte la memoria, estaremos muertos en vida. El día que no suframos ni escribamos, nos habremos cosificado. Lo de la poca hacienda es lo de menos.
Estupendo poema de Gil de Biedma, quién diría que tiene una sobrina como la que tiene.

Salud y República

Túconmigo dijo...

Eso es ir por la vida ligero de equipaje. Y ya que leo tantas "Reflexiones" sobre la memoria, pienso que lo mejor es utilizar la memoria selectiva. El olvido, nunca.
Hay un cuadro de Hopper en la exposición "Heroínas". Magnífico!


Un fuerte abrazo, Felipe

Adrián J. Messina dijo...

Que sensación de vacío tan desesperante. Todo allí flotando sin ser procesado, simplemente pudriéndose a la expectativa o no...

Increíblemente detallado en la poesía.

Un abrazo.

Guillermo dijo...

"Estábamos tranquilos los mayores..."

Maldita sea, Felipe. Aún no tengo 25 años, y me traes de vuelta a un autor que me hace ya querer prometerme el olvido. Qué cansado estoy.

Txema dijo...

La historia de España, es una historia triste porque siempre acaba mal.

saludos

Sebastian Faulkner dijo...

Lo de la "memoria" de Gil de Biedma creo que lo habéis sacado de contexto. No soy yo (mi yo de ahora con los problemas recientes de la memoria histórica...) el que habla. No sois vosotros. Es un hombre al final de su vida, transido de problemas, que desea apartarse de todo como el de "Qué descansada vida la del que huye..." ((Fray Luis de León). Es un noble arruinado que vive ya entre las ruinas de su inteligencia. Es magistral. Por cierto, Vita Beata es un dialogo de Séneca y de ese estoicismo bebe.