10 ene. 2011

Zoé Valdés(El negocio del fascismo)

"El pasado 23 de marzo la escritora cubana residente en Francia Zoé Valdés escribía un extenso artículo en la Tribuna Libre del diario El Mundo en el que, aunque titulaba “El pedestal vacío de la estatua de Franco”, se dedicaba a su habitual labor de cargar contra el gobierno cubano. Algo legítimo si no fuese por las falsedades y demagogias de su texto que quizás sea oportuno desvelar....Leer más (Pascual Serrano)



14 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Era un país muy próspero: el prostíbulo de eeuu.
(Claro que si lo dicen Zoé y Esperanza, habrá que creerlo)

Eastriver dijo...

Nunca me fié de ella... Es lo que tienen ciertos excesos, que acabas posicionándote del lado de los fachas y te quedas tan ancho (y que conste que no defiendo Cuba en estas circunstancias actuales, en absoluto... pero a los otros tampoco, por favor, a los otros tampoco).

don vito andolina dijo...

Hola,bello blog, preciosa entrada, si te gusta la palabra elegida, la palabra en el tiempo,la poesía,te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen lunes, besos,feliz poesía...

RGAlmazán dijo...

Es lo que tienen estos ultraderechistas. Si se hubieran dedicado a pedir, de forma razonable, la democracia y el respeto de los derechos humanos a Cuba, en vez de mentir y falsear la realidad para descalificar de forma total y exagerada al régimen cubano, hoy Cuba podría haber dado pasos que todavía no ha dado.
Esta gente no hace sino que Cuba se cierre y se defienda ante tanto extremismo que quiere acabar con ella y con los logros de la revolución, para imponer una Cuba al estilo de Batista, o sea, volver a ser el cagadero y prostíbulo de USA.

Salud y República

La Zarzamora dijo...

No podría defender ese régimen por múltiples razones, entre las que se encuentra el hecho de que no me dan la visa de entrada por haber defendido derechos humanos fundamentales que allí no se respetan desde hace mucho tiempo.
A Zoe como a muchos exilados tras tantos años de exilio se les va la pinza respecto a ciertos temas y pierden credibilidad por el estilo panfletario que se gastan las más de las veces. Y es una pena...

Un beso, querido Felipe.

María dijo...

El pueblo cubano es un pueblo muy digno que no se merece la gusanera que los corroe.
Que los dejen vivir en paz.
Los demás que se dediquen a arreglar los países de cada uno.

Saludos

severino el sordo dijo...

Me ha venido a la mente un articulo que lei hace tiempo,en el que un cubano a la pregunta de que tal se vivia en la isla contestaba que si en vez de ostavillas desde los aviones hubieran lanzado jamones hace tiempo que se hubiera acabado con Castro,saludos y salgo raudo a pillar las obras completas antes de que alguien la proponga para el nobel.

El dinosaurio dijo...

Tremendo como están por allí. En fin, esperemos que la cosa algún día cambie.

Saludo, amigo.

Antonio Rodriguez dijo...

Nunca me gustó esta persona. A la revolución cubana hay que criticarle determinadas cosas, pero negar los logros evidentes es de una ceguera insensata.
La difamación es el arma que muchos de "estos disidentes" emplean para poder justificar su gratificante posición.
Salud, República y Socialismo

Genín dijo...

Desde luego ni aquellos hicieron, ni estos hacen nada positivo para resolver las necesidades del pueblo.
Salud

Ciberculturalia dijo...

La verdad Felipe, viniendo de Zoé Valdes mucho no me extraña.
Besos tardíos

Nieves LM dijo...

No conocía a la tal Zoe, desencantada de conocerla.

ana dijo...

Los ultraderechistas no piden por las buenas la democracia, su religión no se lo permite.

besos

R.A.F.A.E.L. dijo...

Lo que tú recalcas, Felipe, es lo que no me canso de repetir. Sobre sofismas no se puede emitir un juicio de valor válido.

Esta Zoé piensa como la mujer acomodada y con la cara dura que es. Nada de lo que diga esta víbora sobrealimentada me sorprende. Conozco su veneno desde hace años.

Aprovecho para recordarle una vez más a RG Almazán que en cuestión de democracia y derechos humanos Cuba da grandes lecciones al mundo, sobre todo a nuestra España cañí. No hay más que ver cómo el pueblo debate en la Isla los grandes asuntos del país, empezando por los más importantes: los económicos.
En el país del Borbón Juan Carlos los que mandan de verdad son los peces gordos de siempre, esto es, la banca y la gran empresa.

Cuba es perfectible pero, a diferencia de otras naciones, no es ni parece un caso perdido.

¡Salud!