14 dic. 2010

MORENTE/GARCIA LORCA


No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Las criaturas de la luna huelen y rondan sus cabañas.
Vendrán las iguanas vivas a morder a los hombres que no sueñan
y el que huye con el corazón roto encontrará por las esquinas
al increíble cocodrilo quieto bajo la tierna protesta de los astros.

No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Hay un muerto en el cementerio más lejano
que se queja tres años
porque tiene un paisaje seco en la rodilla;
y el niño que enterraron esta mañana lloraba tanto
que hubo necesidad de llamar a los perros para que callase.

No es sueño la vida. ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
Nos caemos por las escaleras para comer la tierra húmeda
o subimos al filo de la nieve con el coro de las dalias muertas.
Pero no hay olvido, ni sueño:
carne viva. Los besos atan las bocas
en una maraña de venas recientes
y al que le duele su dolor le dolerá sin descanso
y al que teme la muerte la llevará sobre sus hombros.

Un día
los caballos vivirán en las tabernas
y las hormigas furiosas
atacarán los cielos amarillos que se refugian en los ojos de las vacas.

Otro día
veremos la resurrección de las mariposas disecadas
y aún andando por un paisaje de esponjas grises y barcos mudos
veremos brillar nuestro anillo y manar rosas de nuestra lengua.
¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
A los que guardan todavía huellas de zarpa y aguacero,
a aquel muchacho que llora porque no sabe la invención del puente
o a aquel muerto que ya no tiene más que la cabeza y un zapato,
hay que llevarlos al muro donde iguanas y sierpes esperan,
donde espera la dentadura del oso,
donde espera la mano momificada del niño
y la piel del camello se eriza con un violento escalofrío azul.

No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Pero si alguien cierra los ojos,
¡azotadlo, hijos míos, azotadlo!

Haya un panorama de ojos abiertos
y amargas llagas encendidas.

No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
Ya lo he dicho.
No duerme nadie.
Pero si alguien tiene por la noche exceso de musgo en las sienes,
abrid los escotillones para que vea bajo la luna
las copas falsas, el veneno y la calavera de los teatros.


Poeta en Nueva York (1929-1930)


29 comentarios:

Winnie0 dijo...

Un homenaje a un ARTISTA con mayusuclas. Bravo Felipe. Un beso

macgo dijo...

Te deja la piel de gallina. Inmenso.

La Zarzamora dijo...

Es extremadamente delicado y bello el homenaje que le haces a este gran artista.
Besos, Felipe.

María dijo...

Con tu permiso me llevo tu entrada magnífica, para reeditar la mía.

Saludos

VolVoreta dijo...

Paso en silencio por esta alfombra de luto, leyendo al poeta...llorando su ausencia.

Te dejo un beso Felipe.

almalaire dijo...

Ayer fue un día muy triste. También murió Fernando Urdiales, fundador del Teatro Corsario. Un beso, Felipe

m.eugènia creus-piqué dijo...

Me uno a tu homenaje.Un abrazo

Ysupais dijo...

"y al que le duele su dolor le dolerá sin descanso"

Gracias Felipe por este homenaje merecido.
Saludos.

mariajesusparadela dijo...

Eres grande, Felipe. Y oportuno.

Genín dijo...

¡Excelente, Felipe!
Salud

RGAlmazán dijo...

Magnífico homenaje.

Salud y República

7 letras dijo...

Coincido con los compañeros, Felipe, has tenido un gusto exquisito para realizar este homenaje.
Ha quedado hermoso e intenso.
Un abrazo grande.

Antonio Rodriguez dijo...

Hermoso homenaje al maestro del cante Morente.
Salud República y Socialismo

Juan Carlos López dijo...

Difícil es escoger una canción de Omega para homenajear al maestro Morente. Así que salgo por la tangente:

Que mi voz suba a los montes,
y baje a la tierra y truene,
eso pide mi garganta
desde ahora y desde siempre.

Si yo salí de la tierra,
si yo he nacido de un vientre
desdichado y con pobreza,
no fue sino para hacerme
ruiseñor de las desdichas,
eco de la mala suerte...


Así cantó Morente "Sentado sobre los muertos" de Miguel Hernández.

severino el sordo dijo...

Buen recuerdo,no soy seguidor del flamenco pero me gustado lo que nos has traido,un saludo.

Eastriver dijo...

La voz de Federico, qué impresionante ahí, en su Nueva York de cieno. Sin palabras, dejemos que suene la música, no?

Ciberculturalia dijo...

Maravilloso. No sabes como he sentido su muerte. Es uno de mis cantaores preferidos. A mí me encanta el flamenco. Me refiero al bueno.
Un beso

Túconmigo dijo...

Dos talentos juntos multiplican los matices de una obra por un número infinito. Gracias amigo.

elena clásica dijo...

La unión de Morente con Lorca sacude en su versión de Poeta en Nueva York.
Qué grande son los de Granada, que así gritan con sus versos y su cante.
Me sumo a este maravilloso homenaje.
Un gran saludo, Felipe.

gaia56 dijo...

Me uno a tu homenaje a un MAESTRO.
Un beso

Mariela Marianetti dijo...

Precioso homenaje Felipe. Un gusto leerte.

Dilaida dijo...

Un estupendo homenaje Felipe.
Bicos

Lembranza dijo...

Dos grandes andaluces, Lorca y Morente, cantaor y poeta. Dos muertes injustificadas.
Una estrella mas en el cielo. Un abrazo

Rita dijo...

Precioso, hay poco que decir y mucho que sentir, una gran pérdida sin duda ninguna
un abrazo

Marcos dijo...

Precioso homenaje, Felipe.
Por cierto, felicidades por el cambio de look de tu blog. Muy acertado.
Saludos progresistas de Madrid.

Caruano dijo...

Me ha gustado mucho el homenaje que rindes a Morente.
Un abrazo, Felipe.

ana dijo...

Preciosa entrada, él lo merece, por su voz, por su buen hacer y por ser una persona entrañable. Nos queda su arte para siempre.

un abrazo

periodistaenbabia dijo...

Buena elección para hacerle homenaje a un grande!

Por cierto no se si has visto el cante que le ha dedicado su hija Estrella en el funeral, al lado del ataúd, pero te aseguro que se ponen los pelos como escarpias al oírla.

Un saludo.

Carmela dijo...

Emotivo homenaje!
Otra gran pérdida.
Estremece.