10 dic. 2010

ADIOS A UNA GRAN MUJER

El domigo 5 de diciembre de este año falleció en Uruguay María Esther Gatti de Islas a la edad de 92 años.Gran defensora de los Derechos Humanos y que inició su lucha por la desaparición en Argentina de su hija y su nieta durante el periodo de la Junta Militar.

Su vinculación con las Abuelas de la Plaza de Mayo hizo que fuese una gran activista no ya sólo de la búsqueda de sus familiares sino también de la lucha por los derechos humanos en la dictaduras militares del cono sur.

Fundó Madres y Familias de Prisioneros Desaparecidos Uruguayos.Oscar Urtasun dijo de ella: "Logró lo que hizo gracias a un trabajo duro y gracias a la esperanza, y al amor de una madre por su hija"

María Esther ha muerto sin encontrar a su hija y a su yerno después de tantos y tantos años de perseverancia.

Desde este humilde rincón  le rendimos tributo y recuerdo a esta gran mujer,como tantas que perseveraron y aún lo siguen haciendo en la búsqueda de sus familiares desaparecidos por los dictadores criminales.


24 comentarios:

macgo dijo...

No lo sabía. Una triste noticia. Malnacidos los que provocaron que su vida tuviera que estar dedicada a esa tarea cuando ella hubiera preferido llevar una vida anónima junto a su familia.

Winnie0 dijo...

Su sueño no se cumplió....esperemos que ahora descanse en paz.Bonito homenaje. Un beso Felipe

Ciberculturalia dijo...

Me da pena que después de toda una vida de lucha y de búsqueda, al final no haya encontrado a su hija y a su yerno. Tampoco a su nieta.

Una mujer extraordinaria y un ejemplo de perseverancia.

Un beso y deseos de un viernes estupendo y soleado

tecla dijo...

El paso por la vida de personas así, convierten al mundo en un sitio mejor. Seguro que al final, se ha encontrado con los suyos.
Tu también haces, Felipe, que el mundo sea mejor.

María dijo...

No conocía a esta señora, pero sí a las madres-abuelas de Plaza de Mayo.
¡Lástima que no viera algún atisbo de sus familiares robados de su vida!
Ahora ya descansa en paz.

Saludos

Ysupais dijo...

Me uno a este homenaje de la Madre de la Plaza de Mayo que se ha ido...y de las que quedan por su valor, su constancia y su dolor, del que no se ven recompensadas.
Gracias Felipe por hacerlo saber.

Adrián J. Messina dijo...

Si estaba al tanto y aquí en los medios ni siquiera lo han nombrado, ni aún con letra pequeña.
Un gran homenaje a una mujer con un inmenso ímpetu de lucha por lo que hay que luchar hasta la muerte: nuestros derechos.
Abrazos.

buda dijo...

Desconocia esta noticia,lástima que despúes de tantos años de sufrimiento,no viera su sueño cumplido,desde aquí,yo tambien me uno a tan merecido homenaje.

Un besico

Recomenzar dijo...

Triste la noticia que nos das.
No quiero terminar el año sin verte y decirte que recomenzar te extraña.Un abrazo especial para vos

ARO dijo...

Se ha llevado su dolor a la tumba. Los que aquí quedan deberían seguir trabajando para encontrar a quienes ella buscaba. Justo homenaje el que le dedicas en esta entrada. Saludos.

almalaire dijo...

En una novela de Isabel Allende, la autora hace un breve retrato de una mujer chilena común, un personaje secundario del que no se vuelve a hablar pero del que la protagonista de la novela, ambientada en la dictadura, dice que viéndola a ella ha comprendido que los que dominan el país tienen los días contados porque nunca conseguirán doblegar a esas mujeres...Siempre que veo a las abuelas de Plaza de Mayo me acuerdo de esa novela. Son un ejemplo de coraje, ternura y dignidad.

Un abrazo de buen fin de semana.

RGAlmazán dijo...

Luchó toda su vida, pero no fue en vano. Aunque a título personal no encontró a sus parientes queridos, colaboró en una de las más hermosas iniciativas que hoy son un ejemplo. Y que ha conseguido, colectivamente, un éxito importante y un prestigio muy elevado.

Salud y República

Genín dijo...

Al menos, descansará en paz.
Salud

Eastriver dijo...

Ni se dijo, casi... Por eso son importantes algunos blogs... para servirnos de cerca los referentes.

oliva dijo...

Tampoco conocía a esta señora, su labor, su lucha y confrontación interna. Es el amor inconmesurable de una madre buscando justicia por su hija y familia.

Gracias por estos post informativos y totalmente reivindicativos, declarando públicamente situaciones injustas y totalmente ilegales.

Un abrazo y ¿se resolverá alguna vez las desapariciones de aquella dictadura y todas las dictaduras?

"POR ESOS OJOS". Documental sobre la búsqueda de Mariana por su abuela.

Un saludo.

ana dijo...

Sin duda una madre coraje que hizo de esa lucha su motivo para vivir.

Descanse en paz.

xurxo dijo...

Una gran pérdida, una enorme tarea que parece nunca terminar. Qué maravilla el ADN!!

Un abrazo.

VolVoreta dijo...

No puedo imaginar el dolor de esas madres...las admiro por su tesón y por su gran valor para no perder la esperanza...¡Maldita injusticia!

Te dejo un beso Felipe.

Marina dijo...

Hizo de su sufrimiento una victoria...aunque no logró su propia recompensa.

Un abrazo.

Mariela Marianetti dijo...

Aunque no lograra encontrarlos, estoy segura que ayudó a muchos a encontrarse, ya que esa es la misión fundamental de las Madres y Abuelas.
Quienes apoyamos su lucha, nunca permitiremos que su labor, sembrada en el profundo sufrimiento, gracias a las injusticias cometidas por los gobiernos de facto aquí en la Argentina , quede en el olvido.
Ellas merecían el Premio Nobel de la Paz ¿Cuándo serán reconocidas?

Un cordial saludo Felipe.

Juan Carlos López dijo...

Necesario homenaje.

Aquí se calla.

Ya sabrás que Garzón ha sido galardonado con el premio Azucena Villaflor en Argentina.

Lembranza dijo...

Que penita. Una gran mujer, luchadora, que no dejo de buscar a los suyos nunca ni a otros también desaparecidos. Para los que creen en que hay otro mundo, seguro que piensan que los encuentra allí, ha donde ella ha ido. Un abrazo

La Zarzamora dijo...

Y sí, fue una gran mujer, y este homenaje tuyo bien lo merecía ella.

Besos, Felipe.

Soy beatriz dijo...

Gracias por tu homenaje hacia ella. Gracias.
Las madres y las abuelas de plaza de mayo, ya van siendo grandes, bien mayores. Y el pensar que poco a poco ellas, van a ir desapareciendo recrudece el dolor de las ausencias de los desaparecidos. Nadie las podrá igualar.
Trabajando desde la paz, sin odio, con total convicción sobre los derechos humanos, aún soportando su propio dolor.
Como argentina te doy las gracias por este homenaje.

Un abrazo grande!!!