12 oct. 2010

LÍMITES

 
Edward Hopper


¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí la sed,
hasta aquí el agua?

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el aire,
hasta aquí el fuego?

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el amor,
hasta aquí el odio?

¿Quién dijo alguna vez: hasta aquí el hombre,
hasta aquí no?

Sólo la esperanza tiene las rodillas nítidas.
Sangran.

(Límites/Juan Gelman)

Nino Rota

22 comentarios:

jose rasero b. dijo...

¡Eres único uniendo imagen y palabra! ¡Muy bueno!

¡Un saludo, Felipe!

Winnie0 dijo...

El cuadro es absollutamente maravilloso. besos

Txema dijo...

La verdad es que si, cuadro y poema encajan.

saludos

Genín dijo...

Feliz festivo de lo que sea!
Salud

Taty Cascada dijo...

Increíble escrito, ¿Juan Gelman? lo investigaré para leer más de su obra.
Un abrazo Felipe, una pregunta, ¿cómo se llama el pintor del cuadro que editaste en tu otro blog?, el de la mujer con el fondo de un bodegón.

mariajesusparadela dijo...

Firmo el primer comentario.

Ysupais dijo...

Nunca te arrodilles ante nadie ¡¡
Siii la esperanza es la única que siempre vive.
Buena tarde de reflexión.
A la música escogida la doy un diez ¡¡
Saludos a tod@s

Eastriver dijo...

Este poema cuestiona las fronteras. Oportunísimo en el día de hoy.

RGAlmazán dijo...

Otro triangulo de arte bien elegido. Gelman, Hopper y Rota. Casi nada...

Salud y República

Dilaida dijo...

¡Ole! Muy bien
Bicos

La Zarzamora dijo...

¿Quién dijo qué?
Y que saben ellos!!!
Un triángulo de cine.
Un abrazo, Felipe.

Ciberculturalia dijo...

Especialista de excelencia en tus ya famosísimos triángulos.
Siempre un placer venir
Un beso

Voy de anónimo. Tengo cita en psiquiatría... dijo...

Sí que saben...

Es el llanto del hombre e importa un rábano.

Un abrazo.

madison dijo...

Pefectas palabras

Marcos dijo...

Muy acertada tu entrada. Límites. Siempre límites.
Saludos progresistas de Madrid.

Alma Mateos Taborda dijo...

Profundo y bello poema que armoniza con la imagen. Muy lindo post. Un abrazo.
Te invito a visitar Alas azules.

lemaki dijo...

Caracol silencioso
en búsqueda del fuego
de la red de obsidiana
donde caen recuerdos
del minúsculo espejo
garabato del tiempo
tensa cuerda de luna
en arpegios despiertos.

Gerardo Diego

Sin duda un buen poema de Juan Gelman y sobre todo muy reales y certeras sus palabras: quien puso límites?? hasta dónde llegar?

saludos.

Rita dijo...

Un precioso poema con una sentida música que apacigua el alma
bonito de verdad

Mariela Marianetti dijo...

Cual es el lìmite? Quièn puede decirlo?

Una gran reflexiòn compartes felipe.

un gusto leerte.

VolVoreta dijo...

Qué mania el ser humano...siempre poniendo límites, muros, trabas...

Te dejo un beso, Felipe

Adrián J. Messina dijo...

Muy sentido Felipe, fiel ejemplo de los límites que se imponen. La imagen es el otro brazo de los versos.
Un abrazo.

Carmela dijo...

La simpleza y la profundidad del querido Gelman !
Padeció demasiados límites y demasiadas rodillas sangrantes.
Bello cuadro de Hopper.