3 oct. 2010

DESPUÉS DE LAS FIESTAS

Kenton Nelson

Y cuando todo el mundo se iba
y nos quedábamos los dos
entre vasos vacíos y ceniceros sucios,

Qué hermoso era saber que estabas
ahí como un remanso,
sola conmigo al borde de la noche,
y que durabas, eras más que el tiempo,

Eras la que no se iba
porque una misma almohada
y una misma tibieza
iba a llamarnos otra vez
a despertar al nuevo día,
juntos, riendo, despeinados.

Después de las fiestas/Julio Cortázar
Luz Casal

30 comentarios:

Winnie0 dijo...

No lo había leido nunca. precioso. besos de sabado Felipe

ana dijo...

maravilloso ese amor que siempre esta ahí, después de las fiestas, después de alegría, de la tristeza....compatiendo la vida y la almohada.

besitos.

ana dijo...

Winnie, ¿no se pueden hacer comentarios en tu blog? me ha llegado al alma, felicidades.

besitos

RGAlmazán dijo...

Otro triángulo hermoso que nos regalas.

Salud y República

tecla dijo...

Delicioso, Felipe.
Gracias.

Ciberculturalia dijo...

Es lo bueno de las fiestas: los después, verdad?

Un beso

Voy de anónimo. Tengo cita en psiquiatría... dijo...

Se agradece. Ramalazo de esperanzas.

Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

"con la misma tibieza y la misma almohada", que hermosura.

severino el sordo dijo...

Me quedo con la primera estrofa y esa quietud que queda cuando todos se van y quedas en la compañia deseada,como siempre esplendido conjunto,saludos.

Antonio Rodriguez dijo...

Una perfecta combinación, sobre todo la voz de Luz Casal.
Salud, República y Socialismo

buda dijo...

Que bonito es saber que esa persona,siempre esta ahí.
Un besico de tu niña aragonesa

Alicia Ysupais dijo...

Con perdón al bello poema de Cortazar pero poniéndole algo de sentido del humor...(negro en este caso) espero que no la deseara para recoger los vasos y los ceniceros jajaja.
"porque una misma almohada
y una misma tibieza
iba a llamarnos otra vez
a despertar al nuevo día" hummm que bello
Un saludo a tod@s.

Marcos dijo...

Gracias por compartir con nosotros tu creatividad, Felipe. Que pases un buen fin de semana.
Saludos progresistas de Madrid.

VolVoreta dijo...

No sé por qué, mientras leía, me vino a la mente Rayuela...

Te dejo un beso, Felipe.

Genín dijo...

Que sensación increíble compartir la misma almohada...
Salud

Mariela Marianetti dijo...

!Precioso poema de Cortazar! gracias por acercàrnoslo felipe.

Un cordial saludo

La Zarzamora dijo...

Esta trilogía corresponde más con mis gustos.
Luz, el bolerón y Nelson y Lempicka.
Y Cortazar con su Maga, y Gol!!

Un abrazo.

Nieves dijo...

Precioso el poema. Grande Cortázar. Un beso y muchísimas gracias.

m.eugènia creus-piqué dijo...

JUlio Cortazar siempre me ha encantado.Un abrazo.

carmensabes dijo...

Cortázar me emociona hasta el límite.

Gracias.

ñOCO Le bOLO dijo...


No conocía a ese pintor. Me ha encantado.
Los poemas, siempre bien seleccionados.

Salud·os

CR LMA
________________________________

Lembranza dijo...

Precioso el cuadro y tambien el poema. Es lo que todos buscamos, alguien para compartir momentos de diversion y momentos para estar solos. Un abrazo

AROBOS dijo...

Me gusta el poema, pero la canción de Luz Casal me encanta, la voz de esta mujer se me mete siempre en el alma. Buena semana.

Dilaida dijo...

Felipe nos regalas unos trios increibles. Gracias
Bicos

Rita dijo...

Poco puedo decir, trae a mi mente tantas cosas......me gusta
Feliz entrada de semana

Carmela dijo...

La calidez y la nostalgia del Cronopio mayor!
Cortázar y la ternura.
Se lo habrá dedicado a Carol, tal vez.Fue para él un remanso.

Luz Casal : Un sol!!!

Marina dijo...

(suspiro)

Un beso

Adrián J. Messina dijo...

Que increíble sensación reflejó Cortazar, aquel momento en el que la soledad es compartida y la incetidumbre desaparece cuando ahí están, quietos, esperando que aconteciera.
Que placer haber leído este poema, Felipe,
Un gran abrazo.

Adrián J. Messina dijo...

Que increíble sensación reflejó Cortazar, aquel momento en el que la soledad es compartida y la incetidumbre desaparece cuando ahí están, quietos, esperando que aconteciera.
Que placer haber leído este poema, Felipe,
Un gran abrazo.

Markos dijo...

Que extraña sensación encontrar palabras ajenas, tan bien colocadas, para describir una imagen propia, mejor que el que lo ha vivido.

Salu2