9 jun. 2010

NOCTURNO




"Cuando tanto se sufre sin sueño y por la sangre
se escucha que transita solamente la rabia,
que en los tuétanos tiembla despabilado el odio
y en las médulas arde continua la venganza,
las palabras entonces no sirven: son palabras.

Balas. Balas.

Manifiestos, artículos, comentarios, discursos,
humaredas perdidas, neblinas estampadas.
¡qué dolor de papeles que ha de barrer el viento,
qué tristeza de tinta que ha de borrar el agua!

Balas. Balas.

Ahora sufro lo pobre, lo mezquino, lo triste,
lo desgraciado y muerto que tiene una garganta
cuando desde el abismo de su idioma quisiera
gritar lo que no puede por imposible, y calla.

Balas. Balas.

Siento esta noche heridas de muerte las palabras."



(Rafael Alberti)

Vivaldi

19 comentarios:

Winnie0 dijo...

A veces nosotros mismos no encontramos las palabras..pero otras...sí, y nuestras palabras caen en saco roto...¡lástima! Besos Fellipe

Ciberculturalia dijo...

Pero sin palabras, no hay nada...

Bellísimo poema con el trasfondo de vivaldi.

Buena manera de empezar un día. Un beso

Txema dijo...

Nos queda la palabra Felipe, al menos, por ahora.

saludos

tecla dijo...

Hoy te hago un comentario escatológico. En vez de balas tenemos mierda. Mierda, codicia, despilfarro y corrupción por todas partes.
Se quitaron de en medio al único que limpiaba los lavabos.
Tantos sirvientes del estado en todas partes y no nos sirven para nada. Sólo mierda, mierda y más mierda.

Dilaida dijo...

Estupendo Felipe.
Bicos

Landahlauts dijo...

Mejor oir palabras. Mientras sea posible.

Saludos.

Landahlauts dijo...

Mejor oir palabras. Mientras sea posible.

Saludos.

RGAlmazán dijo...

¡Cuánto ganaríamos con menos balas!

Por cierto, me has recordado el "tremendo esfuerzo" que ha hecho este gobierno rebajando el presupuesto de Defensa en el 0%.

Salud y República

Markos dijo...

Por desgracia ya hemos visto muchas veces que la última palabra la tiene una bala.
Salu2

Antonio dijo...

Es imposible matar la palabra, pero sí encerrarla en el silencio.
Saludos

buda dijo...

Desconocia este poema Felipe,pero ojala se pudiese arreglar todo con palabras.
Un besico

Pablo D. dijo...

Muy grande Alberti. Y más si lo combinas con Vivaldi...

Una gran entrada, Felipe.

Un saludo!

Ñoco Le Bolo dijo...


Sólo cuando las palabras están cargadas de razón, sólo en ese caso pueden sen asesinadas a balas.
Muchas,palabras, yacen en cunetas olvidadas.

Salud-os

CR & LMA
________________________________

Soy beatriz dijo...

Hola Felipe, tremendo y bellísimo poema. Cuando las palabras son llevadas por el viento o desdibujadas por el agua, la sangre corre por doquier. Balas. Balas.


Con mi mayor deseo que las palabras se conviertan en hechos y los hechos desechen cualquier bala, te dejo me afectuoso abrazo.
Muy bueno Felipe, Un beso.

Caruano dijo...

Alberti dibujaba bien con el lápiz y con las palabras
Saludos.

Dean dijo...

Los pensamientos se traducen en palabras y las palabras en hechos, por eso la palabra es poderosa, que las balas no puedan herirlas ni las cadenas atarlas.
Un saludo.

severino el sordo dijo...

Tristemente se maneja mas el idioma de las balas que el de las palabras,saludos.

Camino a Gaia dijo...

El problema de las balas es que quienes nos las venden, quienes comercian con ellas, son los mismos que han dejado heridas de muerte a las palabras.
El problema es que son el negocio último de los que nos han expoliado.
Tras la debacle se dan armas a los desesperados, para que se maten entre ellos. Rara vez hieren a quien debieran.

Genín dijo...

Mejor las palabras, sin ninguna duda...
Salud