17 may. 2010

(X TANTOS)



"España tiene que reducir su déficit público al 3% del PIB antes de 2013. Eso va a obligar al Gobierno a recortar 15.000 millones en gastos en dos años. Sólo puede subir impuestos, reducir servicios o ambas cosas; y parece que José Luis Rodríguez Zapatero, por el momento, no quiere saber nada de lo primero.

Pero hay una manera de ahorrar más de 250 millones al año que no exige subir impuestos ni eliminar ningún servicio ni prestación: suprimir la casilla del IRPF que permite a los católicos escamotear dinero de la caja común para financiar su credo.

Es necesaria la solidaridad de todos, también de los católicos, que deben contribuir como los demás. Es hora de dejar los privilegios injustificados.

La financiación de la Iglesia a través de la declaración de la renta es injusta para la mayoría de los contribuyentes: otorgó el año pasado a los 7,1 millones de declarantes católicos -un 34,1% del total- el derecho a destinar a su religión un 0,7% de sus impuestos. Ese dinero -252,6 millones en 2009- se restó del fondo común de todos cuando lo lógico, en todo caso, sería que los católicos pagaran sus impuestos íntegros al Estado más, si quieren, un plus para su Iglesia.

Como recuerdan las organizaciones laicas españolas, "las creencias, religiosas o no, y las organizaciones a su servicio deben estar financiadas, exclusivamente y de forma voluntaria, por las personas que las sustentan".
No hay que multiplicar casillas en la declaración de la renta para contentar a los diferentes credos, sino quitarlas todas, que Hacienda ingrese la totalidad de los impuestos de cada contribuyente y que, si alguno quiere financiar una confesión, lo haga de su bolsillo, no del de todos, como ahora.

Suprimir la insolidaria casilla destinada a la financiación de la Iglesia supondría en los próximos dos años un ahorro a las arcas públicas de más de 500 millones, cantidad a la que habría que añadir el dinero que también va a parar a organizaciones católicas incluidas en el apartado de ONG. Por eso, Europa Laica aboga porque, hasta que este trato de favor a la Iglesia persista, no se marque ninguna casilla en impreso del IRPF para que todo el dinero de tus impuestos vaya al fondo común y no se destine a organizaciones confesionales.
"

16 comentarios:

Txema dijo...

Tienes razón, cada cual que se pague sus gastos. Eso vale para todo y cada uno.

saludos

Winnie0 dijo...

Felipe no tengo nada claro que el problema esté ahí y que ahí radique la solución. ¿no podríamos quitar tanto ministerio absurdo y la tercera vicepresidencia del gobierno y los 600 asesores del presidente? Besos y feliz lunes

RGAlmazán dijo...

Sí, ese es uno de los cánceres de este Estado, todavía católico aunque en los papeles figure aconfesional. Y si a eso se suma que con dinero público se pagan los sueldos de los profesores de religión y los de los sacerdotes por los Acuerdos con la Santa Sede de hace cincuenta años que todavía no ha sido denunciado, probablemente se podrían subir las pensiones y sobraría dinero para otros menesteres.

Salud y República

mariajesusparadela dijo...

Sí. La iglesia que se mantengas con el "cepillo" de la misa. (A muchos ya no nos cepillan más)

jose rasero b. dijo...

No puedo estar más de acuerdo. Pero por desgracia en este país las sotanas todavía tienen MUCHO poder.

Saludos, Felipe!!

Dean dijo...

La propuesta me parece muy viable, además el gobierno de ZP debería saber que los votos de los católicos van todos a Marianico.
Un saludo.

Antonio Rodriguez dijo...

Yo siempre he defendido que la solidaridad debe ser a costa del bolsillo de cada uno no del común.
Salud, República y Socialismo

severino el sordo dijo...

Como dice Txema que cada cual se page sus gastos,de sus vicios no hablaremos,saludos.

Soy beatriz dijo...

Excelente exposición!!! totalmente de acuerdo.Los que pagan los impuestos no son todos católicos, o del credo que fueran. ¿Por qué deben financiarlos?... La religión es opcional, que cada cual contribuya con lo que considere su credo se merece y lo que pueda.
Esto, obviamente, aparte de esos pocos que usando los puestos de poder llenan sus bolsillos. Ahi, generalmente está la solución más sencilla y a la vez más difícil de concretar.
Esto que comento es tan válido para España como para la argentina.
Nos pasa lo mismo, aunque la crisis acá no sea tan fuerte ahora.
Es que ya nos han aplastado y por ahora no pueden aplastarnos más.

Un abrazo Felipe!!!!

Ciberculturalia dijo...

Lamentablemente San Bono, San Belloch y similares hacen todo lo posible para que "de facto" esta España nuestra siga siendo muy católica... nosotros no se si veremos a una España laica. Totalmente laica, sin concesiones.
Me temo que quizás mis biznietos...

Un beso

AROBOS dijo...

Es una buena idea, una nueva vía para reducir el déficit. El que quiera iglesia que la pague.

Eastriver dijo...

Entre todos buscamos alternativas y nos iluminamos. Formas para ahorrar: ajustar las cuentas de la casa real, reducir el gasto militar, cortarle el grifo al cardenal... Demasiado complicado: que paguen los pringados. Un abrazo desolado.

Rita dijo...

Sería estupendo pero me temo que no se hará nunca, Ni este gobierno socialista ni el anterior se atrevieron a poner estas cosas en su sitio
Con la Iglesia seguimos topando

Marina dijo...

¿Tú cres en serio que viviremos para verlo?
AL menos en mi clase no tengo ningún crucifijo, ni retratos varios, sólo un reloj me avisa del tiempo...porque el tiempo sí que pasa.

Un abrazo.

Carmela dijo...

Totalmente de acuerdo!!!
Suprimir la financiación a la Iglesia!
Aquí el estado aporta importantes sumas a los colegios católicos privados que , además , cobran una cuota mensual a los alumnos.Tienen una doble entrada.
En tanto las escuelas públicas se
caen a pedazos ...
Para la educación de los hijos pobres del pueblo no hay dinero.

Pero...nadie se atreverá a equilibrar la balanza...

Felipe : Cuando puedas haz un recorrido por el blog de Engrama : (RE) generando memorias.
Apunta a temas punzantes con estilo académico y documentado. Muy bueno.Vale la pena.
Es profesora de Lengua y Literatura.
Abrazos!!

Chesana dijo...

Pues fíjate Felipe que no se me había ocurrido pensar lo que cuentas en tu artículo. Y lo cierto es que tienes razón. Lo complicado ahora, en el caso de que a Zapatero se le ocurriera la idea (o te leyera), sería quitarla, porque habría más escándalo eclesial que si hubiera un aborto masivo. Imagino -es pensamiento personal- que a la iglesia católica ahora mismo le preocupan más esos dinero de la renta, que los cinco millones de parados.

Saludos cordiales.