28 may. 2010

EL CONTRATO TÁCITO

14 comentarios:

Winnie0 dijo...

Se dicen cosas durísimas pero lamentablemente muy reales...Besos y feliz viernes Felipe

Ciberculturalia dijo...

Prometo verlo a lo largo del día. Te digo luego. Un beso.

RGAlmazán dijo...

Este es nuestro contrato, el que aceptamos cada mañana al levantarnos. Horroroso, duro y lamentable. Pero real, tal cual.

Y no, no quiero aceptar. Aunque no tenga más remedio...

Salud y República

Antonio dijo...

Ya lo conocía a través de e-mail recibidos.
Me parece impactante y demoledor de conciencias. Lo malo es que es verdad, que lo seguimos firmando día adía.
Un abrazo

Soy beatriz dijo...

Buen día Felipe, lamentablemente no logro ver lo que se supone es un video. Paso luego.
Un abrazo y hasta prontito.

Dean dijo...

No parece un contrato sino el himno nacional cantado a diario por millones de patriotas que se levantan de sus camas, se ponen en formación en patios, plazas, calles, y enseguida cantan a todo pulmón con el puño apretando su pecho, qué tristeza que sea tan real.
Un saludo.

Antonio Rodriguez dijo...

Solo hace falta aceptar de buena gana el derecho a pernada.
Salud, República y Socialismo

mariajesusparadela dijo...

Sí, hablamos mucho, pero al final, aunque nos neguemos, firmamos cada día.

emeygriega dijo...

Perdona Felipe que me salga del tópico, quría preguntarte queé pinión te ha merecido el apoyo públio de mi Presidente a garzón en el marco a su visita a España.

Besos.

Rita dijo...

Poco hay que decir a ésto, solo avergonzarnos
Feliz fin de semana

Ciberculturalia dijo...

Es horrible. Solo se me ocurre pensar que somos unos auténticos mierdas. Aceptamos todo. Me deprime. Me angustia.
Pero yo no quiero aceptar que acepto. No, no quiero.

Un beso querido Felipe

tecla dijo...

M´has dejao planchá.

NINA dijo...

Ay Felipe...!
Lo siento... no he podido verlo.
Me niego rotundamente a ver cosas que me hagan llorar, y con sólo ver la imagen que queda congelada ya me hice una idea de qué va.

Igual te mando un beso

Marino Baler dijo...

La vida real. Esa es la vida que vivimos. La especie humana, ciertamente, es muy rara.

Un saludo.