8 feb. 2010

SENCILLAS COSAS

summertime/E.Hopper


te dejo una flor
tómala
huele su frescura
y cuida que cada pétalo
rebose de alegría

te canto una bella partitura
que aprendí no hace mucho
escúchala como un himno
es sencilla y sincera

te entrego mi reloj
que siempre he llevado en mi muñeca
obsérvalo para que las agujas sigan girando
con él sabrás que el tiempo
no agota el regreso

coge mi mirada
rocíala de compasión
ampara su tristeza
hasta que los párpados
vuelvan a reconocerla

toma mi palabra
enséñale el silencio
como leal compañero
y abrígala
de risas y ternura

ya te dije
que antes de partir
te dejaría algunas pertenencias
para que las custodiasen
los cántaros de tu sonoro corazón

son cosas pequeñas, muy sencillas
aunque te aseguro que en ellas
va mi vida



30 comentarios:

Winnie0 dijo...

¡Qué bonito! En las pequeñas cosas van las de mayor valor....Besos y feliz lunes Felipe

tecla dijo...

En lo más sencillo encontraremos lo más grande.
Por eso me gustan tanto las cosas sencillas.
Buen principio de semana.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Felipe, las cosas sencillas de la vida, son lo mejor.Un petó.

RGAlmazán dijo...

Son los mejores regalos. Los que no tienen precio. Cosas íntimas, inmateriales, sentimientos y afecto. Lo demás que lo consuman otros.
Bellos versos, Felipe. Y de Dionne Warcick qué decirte. ¡Una maravilla!
(Oye, no tendrá nada con mí tu palabro de control, se ha atrevido a llamarme feazzo. Es lo que tienen las máquinas. No entienden).

Salud y República

Salud y República

siempreconhistorias dijo...

Bellísimo poema, Felipe. Y magníficas compañías de pintura y música. ME ha dejado triste aunque llena de ternura. Snetí que se va porque le toca muerte.
No sé.
Un saludo,

nexus. dijo...

Yo siempre he pensado que la Felicidad basa su enorme importancia, como todo en este mundo, en su escasez.
Para mi, como decía la canción, la Felicidad es como una gota de rocío en un petalo de flor, delicada, efímera y sencilla.

Es algo que sólo alcanzamos en momentos concretos, pocas veces pero intensas, a veces la rozamos con la punta de los dedos al recalar en las cosas pequeñas, sencillas de la vida.

Bello poema amigo Felipe.

Salud y República!!
Nexus.

Antonio dijo...

En las cosas pequeñas está la esencia de la vida. A veces se hacen grandes cosas destruyendo las pequeñas, creando lo ficticio, la artificialidad del megalómano.
El caballo de los sentimientos y las emociones son esas pequeñas cosas que tú, tan magistralmente, reflejas.
Un abrazo

Antonio Rodriguez dijo...

De pequeñas cosas esta llena la vida, sin ellas nada sería igual.
Salud República y Socialismo

jose rasero b. dijo...

¡Cada vez resulta más enriquecedor mi paso por aquí!

Un abrazo!!

Eastriver dijo...

No es casual nunca la forma, que apoya y sutenta un poema, que lo encuadra, dándole fuerza. Ese verbo imperativo al principio de cada estrofa nos lleva al último verso explicativo, ya te dije, onde se resume el contenido y donde va también la tan humana justificación. Un canto a las cosas pequeñas, a la vida misma. Un bello poema.

buda dijo...

Bonito poema,para empezar un lunes.Un besico

AROBOS dijo...

Un bello poema, Felipe, triste y nostálgico, pero hermoso; la verdad es que esos sentimientos quer expresas son siempre fuente de inspiración. Saludos.

Isabel Martínez dijo...

Amigo Felipe, es una pena que entreguemos tantas veces el reloj a personas queridas, a afectos que se nos alejan.
Bonito y hondo.

Lia dijo...

Wenas!! Me alegra pasar por aqui despues de tanto tiempo. Hermoso poema, como siempre.
Espero que te vaya bien.
Saludos!!

mariajesusparadela dijo...

La grandeza de lo pequeño.

Ciberculturalia dijo...

Es un canto de tal belleza, tan lleno de sentimiento, quizás de tristeza y de penar, que me emociona profundamente y que sin duda esa mujer del poema, o todas las que quieran identificarse con tal belleza, le ablandará el alma y cobijará todas sus plabras dentro de su sonoro corazón. Seguro
Un beso querido Felipe (aún todavía fuera de casa)

severino el sordo dijo...

Bonito poema,de la cancion no puedo decir mucho ya que la megavelocidad del adsl impide que escuche mas de dos segundos seguidos,buen lunes ya me pasare luego,saludos.

sara dijo...

Precioso!! Las cosa más sencillas son las más bonitas...Me ha encantado el poema, Felipe

besos y abrazos de tu pequeña amiga gallega

sara

Como lluvia dijo...

Son aquellas pequeñas cosas,
que nos dejó un tiempo de rosas
en un rincón,
en un papel
o en un cajón... (J.M. Serrat)

En esos pequeños detalles es dónde está la esencia de la vida.

Saludos,

El Comandante dijo...

Desprenderse de esos pequeños valores, sólo se hace por una causa grande.
Saludos

beatriz dijo...

Que bello y dulce poema. Rebosa de ese amor sincero lleno de pequeñas cosas, esas que se agigantan en la lejanía. Pequeñas y simples cosas, que si no tenemos la dicha de tenerlas, dificilmetne conozcamos el amor. Gracias Felipe.

Genín dijo...

Cosas pequeñas que al amarlas se agigantan!
Salud

emeygriega dijo...

Sin embargo entre el imperativo que señala Ramón y la tristeza y nostalgia que encuentra Arobos, creo que subyace una seguridad en él.
El pide, indica, instruye en imperativo y auqnue su pedido sea triste, hay confianza, él sabe que ella es de él.
Me gusta que el modo revele el fondo.

emeygriega dijo...

Tuve el gusto de ver no hace tanto a Dionne Warwick en Buenos Aires, Felipe. Una fiesta. No perdió un ápice de voz y sigue majestuosamente linda a sus ¿70?.

Beso.

Juanjo dijo...

Genial forma de arrancar la semana con tus líricas y tus canciones, siempre tan buenas.

Un abrazo.

Mjesus dijo...

En cada nuevo poema pienso que no podrás superarlo, y luego vas y lo haces.
Magnífico, sencillo, valioso.

VolVoreta dijo...

Esos pequeños detalles íntimos son los más difíciles de entregar, de dar, de regalar...es más fácil comprar flores, un collar, una pulsera...

Te dejo un beso, Felipe.

NINA dijo...

Adoré el final!
Hace poco le dejé a mi amado un cofre con cosas que sólo tenían valor para mi y, eventualmente par él, al enfrentarme a una intervención quirúrgica de la que no sabía si saldría.
Salí. Y me las devolvió.
Pero en ellas iba mi vida.

Saluti

Logan y Lory dijo...

Vemos que has traído a tu blog otro de los cuadros de Edward Hopper y por cierto, es uno en los que destaca esa magistral forma de jugar con la luz y la geometria en un único plano. Nos encanta.

El texto y la música, chapeau.

Un abrazo.

Carmela dijo...

Bellísimo poema!!!
En la simplicidad de las cosas se descubren profundidades y grandezas!
Tu poema me remontó a otro que entonaba con gran sentimiento Mercedes Sosa:
"Uno se despide
insensiblemente
de pequeñas cosas
lo mismo que el árbol
en tiempo de otoño
se queda sin hojas...

Al fin la tristeza
es la muerte lenta
de las simples cosas,
de esas cosas simples
que quedan doliendo
en el corazón.

Uno vuelve siempre
a los viejos sitios
donde amó la vida
y entonces comprende
cómo están de ausentes
las cosas queridas ...

Por éso , muchacha ,
no partas ahora,
soñando el regreso...
que el amor es simple
y a las cosas simples
las devora el tiempo."
( Canción de las simples cosas).

Es cierto que en las cosas simples va la vida!