17 ene. 2010

¡QUÉ SOLA ESTABA TU BOCA!

Morning Sun/Edward Hopper
qué sola estaba tu boca
rumor de pasión y azucena
para entrega apresurada

qué solos estaban tus ojos
mirada larga,pálpito y anhelo
porfiando presencia

me acerco sobre la noche
empapado de boca y ojos
penetrado de sangre
para la carne sorprendida

luz y calor en la entrañas
en tu frágil cuerpo de espiga y cielo
luna y bronce en tu pecho presumido
verso y estrella en los rizos de tu pelo

y el lecho que había susurrado
se inaugura y se reinventa de vientos reventados
entre peces saltarines
y jazmines sollozando

qué solos estaban tu ojos
cuando una fría madrugada
encontré las puertas abiertas de tu casa

aprendí camino
sembré de brújulas la memoria
y cada esquina quedaba como vigía
de tu boca y de tus ojos
en espera de que tu voz me sugeriese


15 comentarios:

Isabel Martínez dijo...

Un hondo poema de amor, del encuentro, de la dicha de hallar al ser amado.
Precioso, Felipe.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Precioso como todos los tuyos.Un abrazo.

Winnie0 dijo...

Contigo voy acercándome más a la poesia...¡qué poco la practivo! Besos de domingo

RGAlmazán dijo...

qué solos estaban tu ojos
cuando una fría madrugada
encontré las puertas abiertas de tu casa
...
Precioso, otro bellos poema.

Salud y República

mariajesusparadela dijo...

Coincido con Rafa en esos versos.

AROBOS dijo...

Hermoso poema, Felipe, profundo y bello. Me ha encantado. Saludos.

Ciberculturalia dijo...

Maravilloso poema. Me sería dificil decidir la estrofa que más me llega. Todas, cada una de ellas: "aprendí camino, sembré de brújulas la memoria..." "en espera de que tu voz..."
Todo. Me quedo con todo el poema.

Un beso

tecla dijo...

Y cuanta belleza pones en tus ojos.
Cuanta ternura y cuanta entrega.
Gracias por todo Felipe.

Eastriver dijo...

Me gusta sobre todo el final, con las brújulas y los vigías, poniendo explíctia esa necesidad de no perder. Cantas al encuentro y a la necesidad que tenemos todos de preservar el amor. Porque si la cosa queda en encuentro es muy pobre, es solamente momento... y se trata en todo de trascender el momento.

Dean dijo...

Y la boca se quedó sola, seca, con los labios agrietados, con la lengua convertida en una polvareda, tragándose las palabras que ya no podría decir a nadie porque toneladas de polvo y cemento le aplastaban.
Un saludo y precioso poema.

Marina dijo...

En el amor...no esperes sugerencias. Quizá las haya dentro y no las veas. Es mejor amar así, de frente o de costado, pero amar y ser amado. No esperes sugerecias...

Un precioso poema te dejo un fuerte abrazo.

severino el sordo dijo...

Quizas yo me emocione algo menos con la poesia ya sabes que no tengo el don de apreciarla como se merece ,pero amigo eligiendo la musica para acompañarla eres un maestro,saludos.

Lembranza dijo...

Muy bien Felipe, gracias por regalarnos este poema de de entrega y amor. Un abrazo

Genín dijo...

Gracias Felipe.
Salud

Marino Baler dijo...

Vaya, Felipe, avisa si vas a poner más cosas de estas, que ando liadito con cosas del corazón y me encuentro sensiblero.

Un saludo