25 ene. 2010

ENRIQUE RUANO (asesinado hace 41 años)

Era "tierno y firme".Así describe una antigua compañera de Facultad a Enrique Ruano,estudiante antifranquista que fue detenido el 17 de enero de 1969, por arrojar en la calle propaganda de su partido(Frente de Liberación Popular), y trasladado a Comisaría. Tres días más tarde, fue llevado a un edificio de la calle General Mola(hoy Príncipe de Vergara), para efectuar un registro de la vivienda, y allí cayó por una ventana del séptimo piso

El movimiento antifranquista consideró la muerte de Enrique como un asesinato mientras se encontraba bajo custodía de la antigua Brigada Politico Social(policía franquista).Sin embargo,el régimen franquista siempre lo negó y dijo que fue un suicidio.

La muerte de este joven estudiante antifranquista jamás fue aclarada.Los tres policías que le custodiban,incluso, recibieron una felicitación,qué paradoja asesina, por la custodia del detenido.

El Tribunal que juzgó dicho crimen no halló pruebas del asesinato quedando impune el acto criminal que llevó a Enrique Ruano a la muerte.

El 20 de Enero de 1969 se asesinó a un joven antifranquista por el simple hecho de serlo,dejando libres a los criminales.

La justicia hace tiempo que dio por cerrado el crimen.Sin embargo,lo que jamás podrán dar por cerrado sus asesinos y quienes los ampararon es nuestra memoria.

El joven Enrique fue asesinado por el franquismo y su voz y su lucha quedó impresa en todos sus amigos universitarios y en todos aquellos que con sus huelgas y clandestinidad acosaron al régimen del criminal generalito.


"Què volen aquesta gent / que truquen de matinada"?. María del Mar Bonet puso música a los versos del poeta Lluís Serrahima y junto con Quilapayún le dedicaron esta maravilosa canción,precioso testimonio reivindicativo de la memoria de Enrique Ruano.


"De madrugada han llamado
están en el rellano de la escalera
la madre cuando sale a abrir
lleva la bata puesta

¿Qué quiere esta gente
que llama de madrugada?

Su hijo, ¿no está aquí?
Duerme en su habitación
¿Qué quieren de mi hijo?
El hijo se medio desvelaba

La madre bien poco sabe
de todas las esperanzas
de su hijo estudiante
que bien comprometido estaba

Días ha que habla poco
y cada noche se agitaba
le venía un temblore
esperando una llamada al romper el alba

Todavía no bien despierto
ya siente viva la llamada
y se lanza por la ventana
al asfalto de un vuelo

Los que llaman quedan mudos
salvo uno, quizás el que mandaba
que se inclina al ventanal
por detrás grita la madre

De madrugada han llamado
la ley una hora señala
ahora el estudiante está muerto
muerto de una llamada al romper el alba"



18 comentarios:

Winnie0 dijo...

Es increible la cantidad de canciones que conoces con estos temas....Besos

AROBOS dijo...

Recuerdo el caso. Se hizo huelga en la universidad en protesta por tal hecho. Se trató de un "suicidio", dijeron en la prensa oficial, la única que entonces había. Un suicidio inducido.

mariajesusparadela dijo...

Aun cuando fuese un suicidio, hay responsabilidad. De hecho, cuando encarcelan a alguien suelen quitarle aquello con lo que pueda autolesionarse.

Menuda enciclopedia tienes, Felipe. Y menos mal. porque yo estaba en ayunas...

Dilaida dijo...

¡Qué años aquellos! No podías ni estornudar. Yo en el año 68 estaba en Valladolid cursando 6º de bachillerato y no tenía nada que ver con la movida universitaria, pero más de una vez tuve que correr porque los grises no preguntaban, primero te daban y si no corrías lo suficiente repetían.
Bicos

VolVoreta dijo...

Escuchar esta canción siempre me pone "los pelos de punta". Recuerdo el caso de Enrique...los que luchan por la libertad, siempre lo tienen difícil. A personas como él les tenemos que estar agradecidos.

Te dejo un beso, Felipe.

RGAlmazán dijo...

Lo he contado varias veces, pero para mí la muerte de Enrique Ruano fue el detonante de mi implicación política. Me terminé de dar cuenta de la situación.
La canción de María del Mar Bonet es una maravilla.

Salud y República

Isabel Martínez dijo...

Se me ponen los pelos de punta ante esa foto y este caso. No porque en 1969 me llegara (contaba sólo 11 años). Fue después, como tantas y tantas cosas que clamaban justicia, como esas corridas delante de los antiguos grises que recuerda Dilaida, como un "social" que me espiaba...

Jurídicamente, para mí fue un asesinato. Estaba bajo custodia policial. Las razones ya las ha apuntado Mª Jesús.

Antonio Rodriguez dijo...

Este es uno de los casos mas terrorificos de los finales de la dictadura y muestra la impunidad con la que actuaba la polícia política del dictador.
Salud, República y Socialismo

trankilo- dijo...

Tan trste y tan injusto como el asesinato y tortura de Enrique, es que sus verdugos saliesen de rositas, estos hijos de puta, estaran riendose de sus crimenes cometidos mientras disfrutan de sus pensiones y de sus nietos. ¡¡malditos sean!! ellos y los que consintieron su impunidad despues de la muerte del tirano.

LUX AETERNA dijo...

Que epoca de pesadilla, hasta vivir en una calle con el nombre de Mola. No sabia nada de este hecho, pero no me sorprende, eso de los suicidios "convenientes" es algo que en todos lados se ha utilizado.
Gracias por informarme.
Te mando un abrazo.

PD: Te sirvió lo que te mandé por mail???????

severino el sordo dijo...

No conocia el caso por aquel entonces tenia 7 añicos,pero es bueno que se recuerden para que no caigan el olvido,bonita cancion,saludos.

Dean dijo...

Una muestra más del horror.
A mi mente vienen escenas que se repiten en diversos lugares del planeta. ¿Cuándo acabarán las dictaduras en el mundo?
Un saludo.

Ciberculturalia dijo...

Auqnue tarde y hoy corriendo no falto a la cita que siempre es muy estimulante. Si creo que la figura de Enrique Ruano fue para muchos un disparadero. La música admirable
Besos

Eastriver dijo...

Me ha puesto la piel de gallina esta versión que no conocía con los Quilapayún... la voz mallorquina de la gran Maria del Mar. Este poema es de una gran intensidad: nadie puede querer nada bueno llamando de madrugada. Me ha impresionado siempre ese tono coloquial: què volen aquesta gent, qué quiere esta gente... casi puede escucharse el susurro de sorpresa, el miedo, el estupor de la madre. Y luego María del Mar lo mejora con su voz.
Necesitamos no olvidar nunca, nunca. Necesitamos que nos vayan recordando.

Chesana dijo...

No recuerdo concretamente este caso, pero sí el que hubo varios que se fueron muriendo porque los muy tontos se asomaron mucho a una ventana abierta...

No hubo culpables, ni siquiera por omisión, porque nunca los hay en las dictaduras y más aún cuando duran tanto.

La memoria, colectiva o individual sirve para eso precisamente: para que los otros digan que sólo pensamos en abrir fosas y desenterrar a los muertos.

Genín dijo...

Es una pena, una de tantas muertes que hubieron tan injustas e inútiles, parece mentira, que triste...
Salud

Anónimo dijo...

Estuve en la cárcel en aquellos años. Conocí a un preso político catalán que sufrió la misma experiencia que Ruano y vivió para contarlo. Fue llevado a su casa desde la comisaría de Vía Layetana para efectuar un registro. Intentó fugarse. Le dispararon, le dieron por muerto y le arrojaron por la ventana. Tuvo la suerte de caer sobre un tejado de uralita que amortiguó su caída y sobrevivió. No creo que a Ruano, acusado "solamente" de un delito de asociación ilícita lo mataran sin más. Debió de darse una situación parecida, lo que no justifica en nada su detención y asesinato.

Angela Angelorum dijo...

Leyendo la nueva novela de Javier Marías, Berta Isla, nombra al estudiante Ruano y su supuesto suicidio.
Duele ver su foto de 21 años en Internet.... duele pensar en sus padres, en su madre, en la vida que le arrancaron por no pensar como el dictador y sus secuaces.

Rabia por la impunidad de sus asesinos. Rabia a pesar de los más de 40 años transcurridos.