11 nov. 2009

SIN PASAJE (de ida y vuelta)

la venus del espejo/Velázquez


he vuelto
placidez asolada cual trino elástico de tu memoria
sin pasaje de ida y vuelta
que registre la posesión dolorosa
de mi cuerpo helado

sucede que me canso, como Neruda
de recorrer tus verdades agitadas
en dulces palabras que tu boca enamora
para callarme o alejarme

regreso turbulento y exhausto
y me vigilo para no burlar la insolencia
que pueda despedazar tu sonrisa
que poseo como hombre doblado en su hatillo

sucede que me canso, no como Neruda
de otearte y no atreverme a presumir aún
de forjarte sobre hechizos de locura
y temer que escapes al verte junto a mí

y te escucho
cuando parece que renuncias
y te murmuro
cuando creo que quedas poseída

y busco la esquina para sujetar la esperanza
en tu llegada
para acariciarte u olvidarte
tras el pronunciamiento que dejes
o la disculpa a otro tiempo



19 comentarios:

Ciberculturalia dijo...

Ojalá ese amante, no se si ya muy cansado, encuentre la esquina para sujetar su esperanza en la llegada de la amada.
Verdad?
Un beso, Felipe y que tengas buen miércoles que no por estar en mitad de semana debe ser olvidado

Winnie0 dijo...

¡Mira que eres POETA!...Cada día nos das algo nuevo...gracias. besos

Naveganterojo dijo...

Nos estas enseñando una faceta tuya que me sorprende cada dia, poemas con garra, que enganchan, que atrapan entre sus tejidos a quien los lee.
Sinceramente tus poemas me encantan.
Un abrazo.
Salud y felicidad

Juanjo dijo...

Precioso, no pares...

elisa...lichazul dijo...

precioso tu cansancio y no como de neruda, obvio
el tuyo es romántico total!!

besitos de luz

Antonio dijo...

En el fondo es un maravilloso canto a la vida.
Un saludo

mariajesusparadela dijo...

Hacer poesía es algo que siempre he deseado. Y al leer a los poetas, me doy cuenta de que nunca sabré.

VolVoreta dijo...

Sigue oteándola, escuchándola...
seguro que necesita de palabras hermosas llenas de sentimiento, de ternura, de comprensión que, al fin y al cabo, es lo que necesitamos para sentirnos vivos.

Te dejo un beso.

salvadorpliego dijo...

Maravillosas estas letras. Van mis aplausos por ellas.

Un placer leerte.

severino el sordo dijo...

Entre letras y musica siempre nos haces pasar unos agradables momentos,yo ys sabes soy mas de musicas asi que me relajo escuchando e intento apreciar la poesia,voy entrando saludos.

brancalúa dijo...

Precioso poema.
Bicos

laquesuscribe dijo...

Perfecto maridaje entre un sentido poema y una maravillosa canción.

Saludos y gracias por tu visita

sara dijo...

Acabo de llegar, de encontrar tu blog y mi primera impresión es que escribes verdaderamente bien...estoy, sin palabras..

Todas tus palabras son sentidas, todos tus escritos son maravillosos.

Espero poder acercarme aquí más veces Felipe

Un abrazo

Sara

Mjesus dijo...

Te felicito por el poema y no sólo por éste, lo digo por todos los demás.
Para mí siempre ha sido una asignatura pendiente, creo que hay que tener un don especial para ser poeta: y tú lo tienes.

P.D. Gracias por tu ayuda, amigo.

Genín dijo...

Me quedo admirado, me pasa como a Mariajesús, nunca seré capaz de escribir poemas.
Salud

Dilaida dijo...

Da la sensación de que el artista ha sorprendido a Venus mientras Cupido sostiene el espejo en el que se refleja el rostro de la belleza, aunque lo que deberíamos ver sería el cuerpo de la diosa. En cuanto a la técnica, utiliza una pincelada suelta, que produce la sensación de que entre las figuras circula aire, el famoso aire velazqueño.
Es un poema muy bello
Bicos

Dean dijo...

Que no te lea Neruda porque puede sentir celos de tus hermosas palabras, y que no te lea ella, porque te vería tan rendido que podría aprovecharse.
Un saludo.

Lia dijo...

Wenas!! Me suena a poema de amor reñido, y me suena muy bien. Los retornos suelen ser dolorosos, o al menos traumáticos, porque volvemos a encontrarnos con la razón de nuestra huida.
Con el talento que tienes para la poesía deberías plantearte publicar algo, tus palabras merecen ser leídas por todos.
Saludos!!

tecla dijo...

Y te escucho cuando parece que renuncias
Y te murmuro cuando creo que te sientes poseída.
Bellísimos poemas nos entregas Felipe.
Gracias.