6 nov. 2009

LA ABUELA

La abuela/Juan Cordero


vive como quien no quiere morir
recuerda las estancias de la alegría
sabe que sus ojos se oscurecen
y que sus manos de sarmiento se encogen
y que su boca se enroca en un tímido lamento

y los caudalosos recuerdos la doblegan
aunque se abriga en querencias
en el rostro terso de una rosa

vive esquiva ante el frío intenso que se aproxima
como cizaña que no atiende súplicas
ni desafíos
vive como quien no quiere morir
sobre recatos ocultos de su piel rayada

quiere robar besos al viento,a la madrugada
para espacirlos en los ventanales de su casa
antes de que alguien venga a buscarla

ve pajarillos chiquitos aleteando
y sonríe
ve las espigas que se estiran,que se desperezan
y sonríe

vive como si su cuerpo cicatrizado por las horas
no esperase a nadie
incluso al frío que vorazmente acecha



18 comentarios:

Ciberculturalia dijo...

La verdad es que hay tantos tipos de lágrimas que un día tranquilamente me voy a dedicar a catalogarlas...

Hoy las derramo con tu poema. Es tan bello que ni puedo expresar. Ya lo hace el cello por mí.

Este poema, como tantos otros tuyos, me lo guardo para recitármelo en silencio y en recuerdo de esas ancianas alojadas en mi alma.

Un abrazo especial
Carmen

Winnie0 dijo...

Si yo fuera anciana...que lo seré si Dios quiere algun día, derramaría lágrimas con un poema tan bello. Besos y feliz viernes

Susana dijo...

La sabiduría anciana. Su sonrisa a pájaros y trigo. Su lentitud, su observació callada. Cuánto más deberíamos atender a nuestros ancianos... Tu poema, precioso, reivindica esa atención ancestral ahora perdida. Fantástico!

Menda. dijo...

Adoraba, adoro y adoraré a mi abuela por siempre jamás. Un texto precioso.

Juanjo dijo...

Precioso poema, de los que te llegan a dentro. Buen viernes Felipe.

mariajesusparadela dijo...

Esta abuela sin lutos, te da las gracias por el poema.

Dilaida dijo...

Cuando mi hija mayor me dijo que iba a ser abuela sentí una inmensa alegria, muchísima más que cuando me enteré de que yo iba a ser madre.
Por causa de la emigración, como le ocurrió a much@s galleg@s, a mi me criaron mis abuelos. Mi abuela desempeño la función de madre y abuela y te puedo asegurar que lo hizo muy bien. Hace 24 años que la perdí y aun no me he acostumbrado a estar sin ella, ERA TAN SABIA.
Ahora quisiera ser para mis nietos lo que ella fue para mi.
Bicos

RGAlmazán dijo...

Un bello poema a la abuela. Todos tenemos gratos recuerdos de ella. Mejor no se pueden expresar los sentimientos.

Salud y República

Dean dijo...

Hace muchos años que murió mi abuela, pero yo no dejo de recordarla, quizás no hay muchos poemas para ellas y sin embargo merecen más poesía que nadie.
Un saludo.

Lia dijo...

Wenas!! Maravilloso poema, "vive como quien no quiere morir", todos deberíamos vivir así.
Saludos y que pases un buen fin de semana!!

severino el sordo dijo...

Hoy tu poema me ha recordado esta vieja cancion de Labordeta

http://www.goear.com/listen/7b4a429/La-vieja-josé-antonio-labordeta

Un saludo y buen fin de semana

Antonio Rodriguez dijo...

Un bello poemas a esas personas que lo dan todo sin pedir nada a cambio, las abuelas.
Salud, República y Socialismo

PARISINA01 dijo...

Importante personaje el de las abuelas abuela, por desdicha no tuve oportunidad de conocer ninguna de las dos, solo uno de mis abuelo, sé que quizas muchas cosas habrian sido diferente en mi vida de haber contado con ellas.

Es precioso tu poema amigo, me gusto mucho.
saludos

VolVoreta dijo...

Es curioso cómo siempre se suele hablar de "la abuela" cuando en realidad deberíamos mencionar a 2...Supongo que siempre destaca una y me pregunto si, casualmente, se trata de... ¿la abuela materna?

Tu poema es precioso, Felipe y...¡tan veraz! que pone los pelos de punta reconocer que "eso" es lo que nos espera, cuando una tiene la suerte de poder llegar a ese "punto" de la vida.

La música, deliciosa. Me encanta Chopin.

Te dejo un beso.

Antonio dijo...

“…los caudalosos recuerdos la doblegan…” son el peso de esos recuerdos y la sabiduría acumulada, la que la doblegan y le hacen comprender que su ciclo vital va terminando, pero que su semilla germinó y vivirá en ella.
Un abrazo, amigo Felipe

Maca dijo...

Tiernisimo poema que nos escribes para todas nuestras abuelas, para las ancianas marcadas de sabiduria.
millones de bicos

MaRieLA dijo...

Qué lindo, la vida de una abuela, sus pensamientos resumidos en unas líneas tan bien expresadas. Los abuelos son algunos de los mayores sabios que podemos tener.
Un besote!

Genín dijo...

Joder! Que día llevo!
Acabo de ver la ultima película del J.L.Lopez Vazquez recién fallecido,sobre el Alzheimer y ahora esto que me ha hecho saltar las lagrimas, y es que uno ya es abuelo, coño...
Salud