13 sept. 2009

NO DUDÉ


Sensualidad (Pino/Giussepe Dangelico)



No dudé de tu amor
porque lo comenté
y lo esparcí en alas de mariposa

Llegaste prisionera
y te di mi libertad
como se da la vida
o se perpetra la muerte

Llegué a tu boca
con la dignidad del silencio
con la soberanía de los soles apresurados
con la soberbia de mi corazón entrecortado

Calmé tu deseo infinito
Calmé mi deseo infinito
Los dos, frente a frente,
desbordados de pasión
desbordados de quejidos

Y mi cama nos recogía
nos protegía
y se sinceraba
para futuros recuerdos

Hoy llego a mi casa
y la encuentro vacía
No espero a nadie
Nadie me espera
Sólo el recuerdo me acompaña


12 comentarios:

Juanjo dijo...

Que romántico post dominical. Me ha encantado.

Winnie0 dijo...

Un post muy muy bonito. Besos y que tengas un buen domingo

severino el sordo dijo...

Esto es empezar el domingo con arte,agradecido por estas hermosas entradas.

Naveganterojo dijo...

¿Te has levantado romantico?, eso es bueno amigo mio, no siempre hemos de estar encendidos de rabia, de vez en cuando es necesario recordarnos a nosotros mismos que somos humanos con sentimientos de amor.
Feliz domingo Felipe.
Salud y republica

Carmen dijo...

Que preciosidad. A veces la soledad está protegida por los recuerdos. Si estos son seductores... qué más se puede pedir.

Me ha encantado.

Besos

Antonio Rodriguez dijo...

Es Vd. un romantico, Felipe.
Salud, República y Socialismo.

mariajesusparadela dijo...

Pero, ¿como dices eso? yo te espero cada día. desde hace meses.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Que poema más bonito Felipe, de pasión y soledad pero cuando ella llega quedan estos recuerdos que han quedado en nuestro pensamiento y alivia esta angustia.Un abrazo.

daalla dijo...

No te nombraré el romanticismo, pues ya lo han hecho otros comentaristas. A mi me ha causado una tristeza profunda, pues me ha traido a la mente recuerdos que no quería recordar. Eso es arte, Felipe, poder tocar la fibra sensible del que te lee.
Un abrazo

Fet dijo...

Y no dudar tuvo su recompensa.

Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

La nostalgia es buena pues es síntoma que existió la felicidad. Desde la soledad el alma se purifica y uno entra en una reflexión continua de la que suele salir fortalecido.
Un abrazo.

Maca dijo...

¡Precioso poema, Felipe¡ de nostálgia por la felicidad vivida.
Siempre existe la esperanza de volver a sentir lo mismo
mil bicos