26 may. 2009

POBREZA (y algo más)

Muy poco o casi nada se puede escribir después de ver lo anterior.Los que vivimos en el "privilegio" de los privilegiados debemos tantas y tantas lágrimas a los desheredados y a los que padecen tanto desconsuelo que no sabremos mirar de reojo esta genocida realidad.

Tanta avaricia de tanto canalla y de quienes la alimentan sólo merecen desprecio,asco y desarme moral.

Tomar conciencia y asumirlo como propio es lo que debe diferenciar a los obreros,los que se ganan el sustento diario con su esfuerzo desmedido,de los genocidas,de los avarientos,de los que consienten y participan en mantener un mundo de pobreza.

Más que nunca,ahora y siempre,es necesario e imprescindible asumir la lucha de clases porque ello nos llevará,irremediable y felizmente, a la conquista de un mundo más igual y más fraterno.

Nuestro espacio vital es el mundo y quienes lo habitan.Siempre que veamos o sintamos que alguien sufre,viva donde viva,debemos sentirlo como propio,como una encogida de tripas que nos rebele y prohiba nuestra atonía "privilegiada".

¡Sentirse obrero del mundo es uno de los más bellos oficios!

3 comentarios:

Carmen dijo...

Felipe cada vez me siento mejor aquí en tu casa digital. Tienes un especial arte, pleno de sensibilidad, para tocar los temas. Me uno a tu grito de hoy, en defensa de los desheradados, en contra de la lacra de los avaros...
Los datos del vídeo estremecen. Un beso fuerte

Fet dijo...

Me ha venido a la cabeza un tema de Quintín Cabrera.
Hubiese sido una excelente banda sonora para la entrada.

severino el sordo dijo...

Felipe lamentablemente la lucha de clases a la que aludes ya hace tiempo que se olvido,en este momento de la historia los obreros o mejor dicho los trabajadores nos hemos convertido en pequeños burgeses,que no movemos un dedo mientra nuestro culo no este en peligro,esos datos e imagenes que nos muestras,nos dan pena pero con un pequeño donativo limpiamos nuestras conciencias,suponiendo, que es muho suponer que las tengamos un abrazo y sigue por ese camino es bueno,de vez en cuando que alguien nos recuerde a que clase pertenecemos.